Los planes de Dios

1
Ahora pregunto: ¿Será que Dios ha rechazado a su pueblo? ¡Claro que no! Yo mismo soy israelita, descendiente de Abraham y de la tribu de Benjamín.
2
Desde el principio, Dios había reconocido a los israelitas como su pueblo;
y ahora no los ha rechazado.
¿No saben ustedes que la Escritura dice en la historia del profeta Elías que éste, en su oración a Dios, acusó al pueblo de Israel? Dijo:
3
«Señor, han matado a tus profetas y han destruido tus altares;
sólo yo he quedado con vida, y a mí también me quieren matar
4
Pero Dios le contestó: «He apartado parasiete mil hombres que no se han arrodillado ante el dios Baal
5
Pues de la misma manera, ha quedado ahora un pequeño resto, que Dios, en su bondad, ha escogido.
6
Y si es por la bondad de Dios, ya no es por los hechos;
porque si así fuera, la bondad de Dios ya no sería bondad.
7
¿Entonces qué? Los israelitas no consiguieron lo que buscaban, pero los que Dios escogió sí lo consiguieron.
Los otros fueron endurecidos,
8
como dice la Escritura: «Dios los hizo espiritualmente insensibles, y así son hasta el día de hoy;
les dio ojos que no ven y oídos que no oyen
9
También dice David:
«Que sus banquetes se les vuelvan trampas y redes,
para que tropiecen y sean castigados.
10
Que sus ojos se queden ciegos y no vean;
que su espalda se les doble para siempre


La salvación de los no judíos

11
Ahora pregunto: ¿Será que los judíos, al tropezar, cayeron por completo? ¡De ninguna manera! Al contrario, al desobedecer los judíos, los otros han podido alcanzar la salvación, para que los israelitas se pongan celosos.
12
Así que, si el tropiezo y el fracaso de los judíos han servido para enriquecer al mundo, a los que no son judíos, ¡ya podemos imaginarnos lo que será su plena restauración!
13
Pero tengo algo que decirles a ustedes, que no son judíos.
Puesto que Dios me ha enviado a los no judíos, yo tengo en gran estima este servicio.
14
Quiero que algunos de mi propia raza sientan celos de ustedes, y así llevarlos a la salvación.
15
Pues si el rechazo de los judíos ha traído al mundo la reconciliación con Dios, ¿qué no traerá el que sean aceptados? ¡Nada menos que vida para los que estaban muertos!
16
Pues si el primer pan que se hace de la masa está consagrado a Dios, también lo está la masa entera.
Y si la raíz del árbol está consagrada a Dios, también lo están las ramas.
17
Al olivo, que son los judíos, se le cortaron algunas de las ramas, y en su lugar se le injertó el olivo silvestre, que eres tú.
Así llegaste a tener parte en la misma raíz y en la misma vida del olivo.
18
Pero no te gloríes, despreciando las ramas naturales.
Si lo haces, recuerda que no eresquien sostiene a la raíz, sino que la raíz te sostiene a ti.
19
Tal vez dirás: «Sí, pero se cortaron unas ramas para injertarme a mí en el olivo
20
Bien, pero fueron cortadas porque no tenían fe, y tú estás ahí únicamente porque tienes fe.
Así que no te jactes, sino más bien siente temor.
21
Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, tampoco a ti te perdonará.
22
Mira, pues, qué bueno es Dios, aunque también qué estricto.
Ha sido estricto con los que cayeron, y ha sido bueno contigo.
Pero tienes que vivir siempre de acuerdo con su bondad;
pues de lo contrario tambiénserás cortado.
23
Por otra parte, si los judíos abandonan su incredulidad, serán injertados de nuevo;
pues Dios tiene poder para volver a injertarlos.
24
Porque si tú, que por naturaleza eras un olivo silvestre, fuiste cortado e injertado contra lo natural en el olivo bueno, ¡cuánto más los judíos, que son ramas naturales del olivo bueno, serán injertados nuevamente en su propio olivo!


La salvación final de Israel

25
Hermanos, quiero que sepan este designio secreto de Dios, para que no presuman de sabios: los israelitas se han endurecido en parte, pero sólo hasta que hayan entrado todos los que no son de Israel.
26
Cuando esto suceda, todo Israel alcanzará la salvación, pues la Escritura dice:
«El libertador vendrá de Sión
y apartará de Jacob la maldad.
27
Y ésta será mi alianza con ellos
cuando yo quite sus pecados
28
En cuanto al evangelio, los judíos son tenidos por enemigos de Dios a fin de darles oportunidad a ustedes;
pero Dios todavía los ama a ellos, porque escogió a sus antepasados.
29
Pues lo que Dios da, no lo quita, ni retira tampoco su llamamiento.
30
En tiempos pasados, ustedes desobedecieron a Dios, pero ahora que los judíos han desobedecido, Dios tiene compasión de ustedes.
31
De la misma manera, ellos han desobedecido ahora, pero solamente para que Dios tenga compasión de ustedes y para que, también ahora, tenga compasión de ellos.
32
Porque Dios sujetó a todos por igual a la desobediencia, con el fin de tener compasión de todos por igual.
33
¡Qué profundas son las riquezas de Dios, y su sabiduría y entendimiento! Nadie puede explicar sus decisiones, ni llegar a comprender sus caminos.
34
Pues «¿quién conoce la mente del Señor? ¿Quién podrá darle consejos?
35
¿Quién le ha dado algo antes, para que él tenga que devolvérselo
36
Porque todas las cosas vienen de Dios, y existen por él y para él.
¡Gloria para siempre a Dios! Amén.