Normas para el caso de opiniones diversas

1
Reciban bien al que es débil en la fe, y no entren en discusiones con él.
2
Por ejemplo, hay quienes piensan que pueden comer de todo, mientras otros, que son débiles en la fe, comen solamente verduras.
3
Pues bien, el que come de todo no debe menospreciar al que no come ciertas cosas;
y el que no come ciertas cosas no debe criticar al que come de todo, pues Dios lo ha aceptado.
4
¿Quién erespara criticar al servidor de otro? Si queda bien o queda mal, es asunto de su propio amo.
Pero quedará bien, porque el Señor tiene poder para hacerlo quedar bien.
5
Otro caso: Hay quienes dan más importancia a un día que a otro, y hay quienes creen que todos los días son iguales.
Cada uno debe estar convencido de lo que cree.
6
El que guarda cierto día, para honrar al Señor lo guarda.
Y el que come de todo, para honrar al Señor lo come, y da gracias a Dios;
y el que no come ciertas cosas, para honrar al Señor deja de comerlas, y también da gracias a Dios.
7
Ninguno de nosotros vive paramismo ni muere paramismo.
8
Si vivimos, para el Señor vivimos;
y si morimos, para el Señor morimos.
De manera que, tanto en la vida como en la muerte, del Señor somos.
9
Para eso murió Cristo y volvió a la vida: para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos.
10
¿Por qué, entonces, criticas a tu hermano? ¿O tú, por qué lo desprecias? Todos tendremos que presentarnos delante de Dios, para que él nos juzgue.
11
Porque la Escritura dice:
«Juro por mi vida, dice el Señor,
que antetodos doblarán la rodilla
y todos alabarán a Dios
12
Así pues, cada uno de nosotros tendrá que dar cuenta de sí mismo a Dios.
13
Por eso, ya no debemos criticarnos unos a otros.
Al contrario, propónganse ustedes no hacer nada que sea causa de que su hermano tropiece, o que ponga en peligro su fe.
14
Yo sé que no hay nada impuro en sí mismo;
como creyente en el Señor Jesús, estoy seguro de ello.
Pero si alguno piensa que una cosa es impura, será impura para él.
15
Ahora bien, si por lo que tú comes tu hermano se siente ofendido, tu conducta ya no es de amor.
¡Que tu comida no sea causa de que se pierda aquel por quien Cristo murió!
16
No den, pues, lugar a que se hable mal de ese bien que ustedes tienen.
17
Porque el reino de Dios no es cuestión de comer o beber determinadas cosas, sino de vivir en justicia, paz y alegría por medio del Espíritu Santo.
18
El que de esta manera sirve a Cristo, agrada a Dios y es aprobado por los hombres.
19
Por lo tanto, busquemos todo lo que conduce a la paz y a la edificación mutua.
20
No eches a perder la obra de Dios por causa de la comida.
En realidad, todos los alimentos son limpios;
lo malo es comer algo que haga perder la fe a otros.
21
Es mejor no comer carne, ni beber vino, ni hacer nada que sea causa de que tu hermano tropiece.
22
La fe que tienes, debes tenerlamismo delante de Dios.
¡Dichoso aquel que usa de su libertad sin cargos de conciencia!
23
Pero el que no está seguro de si debe o no comer algo, al comerlo se hace culpable, porque no lo come con la convicción que da la fe;
y todo lo que no se hace con la convicción que da la fe, es pecado.