La fe de Abraham

1
Pero entonces, ¿qué diremos que ganó Abraham, nuestro antepasado?
2
En realidad, si Abraham hubiera sido reconocido como justo a causa de sus propios hechos, tendría razón para gloriarse, aunque no delante de Dios.
3
Pues la Escritura dice: «Abraham creyó a Dios, y por eso Dios le tuvo esto en cuenta y lo reconoció como justo
4
Ahora bien, si alguno trabaja, el pago no se le da como un regalo sino como algo merecido.
5
En cambio, si alguno cree en Dios, que hace justo al pecador, Dios le tiene en cuenta su fe para reconocerlo como justo, aunque no haya hecho nada que merezca su favor.
6
David mismo habló de la dicha de aquel a quien Dios reconoce como justo sin tomarle en cuenta sus hechos.
7
Dijo David:
«¡Dichosos aquellos a quienes Dios perdona sus maldades y pasa por alto sus pecados!
8
¡Dichoso el hombre a quien el Señor no toma en cuenta su pecado
9
¿Será que esta dicha corresponde solamente a los que están circuncidados, o corresponderá también a los que no lo están? Hemos dicho que Dios tuvo en cuenta la fe de Abraham para reconocerlo como justo.
10
Pero ¿cuándo se la tuvo en cuenta? ¿Después de que Abraham fue circuncidado, o antes? No después, sino antes.
11
Y después Abraham fue circuncidado, como señal o sello de que Dios ya lo había reconocido como justo por causa de su fe.
De este modo, Abraham ha venido a ser también el padre de todos los que tienen fe, aunque no hayan sido circuncidados;
y así Dios los reconoce igualmente a ellos como justos.
12
Y Abraham es también el padre de quienes, además de estar circuncidados, siguen el ejemplo de aquella fe que nuestro antepasado ya tenía cuando aún no estaba circuncidado.


La promesa para sus descendientes

13
Pues Dios prometió a Abraham y a sus descendientes que recibirían el mundo como herencia;
pero esta promesa no estaba condicionada al cumplimiento de la ley, sino a la justicia que se basa en la fe.
14
Pues si los que han de recibir la herencia son los que se basan en la ley, entonces la fe resultaría cosa inútil y la promesa de Dios perdería su valor.
15
Porque la ley trae castigo;
pero donde no hay ley, tampoco hay faltas contra la ley.
16
Por eso, para que la promesa hecha a Abraham conservara su valor para todos sus descendientes, fue un don gratuito, basado en la fe.
Es decir, la promesa no es solamente para los que se basan en la ley, sino también para todos los que se basan en la fe, como Abraham.
De esa manera, él viene a ser padre de todos nosotros,
17
como dice la Escritura: «Te he hecho padre de muchas nacionesÉste es el Dios en quien Abraham creyó, el Dios que da vida a los muertos y crea las cosas que aún no existen.
18
Cuando ya no había esperanza, Abraham creyó y tuvo esperanza, y así vino a ser «padre de muchas naciones», conforme a lo que Dios le había dicho: «Así será el número de tus descendientes
19
La fe de Abraham no se debilitó, aunque ya tenía casi cien años de edad y se daba cuenta de que tanto él como Sara ya estaban casi muertos, y que eran demasiado viejos para tener hijos.
20
No dudó ni desconfió de la promesa de Dios, sino que tuvo una fe más fuerte.
Alabó a Dios,
21
plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete.
22
Por eso, Dios le tuvo esto en cuenta y lo reconoció como justo.
23
Y esto de que Dios se lo tuvo en cuenta, no se escribió solamente de Abraham;
24
se escribió también de nosotros.
Pues Dios también nos tiene en cuenta la fe, si creemos en aquel que resucitó a Jesús, nuestro Señor,
25
que fue entregado a la muerte por nuestros pecados y resucitado para hacernos justos.