1
El que hace eso nunca llegará a ser rico;
el que descuida las cosas pequeñas terminará en la ruina.
2
El vino y las mujeres llevan al libertinaje,
y el que anda con prostitutas se vuelve descarado.
3
Se pudrirá, los gusanos se lo comerán,
y su descaro será aniquilado.


Pecados de la lengua

4
El que se fía a la primera, es un espíritu ligero;
el que peca, se hace mal a sí mismo.
5
El que goza haciendo el mal, será condenado.
6
El que domina su lengua, vivirá en paz,
y el que odia la murmuración, sufrirá poco.
7
No repitas los chismes
y te evitarás perjuicios.
8
No los cuentes ni de amigos ni de enemigos;
no los reveles, a menos que peques por callar.
9
Si uno de ellos te oye, desconfiará de ti
y más tarde te odiará.
10
Si te cuentan algo, guárdalo hasta la tumba;
no te preocupes, que no vas a reventar.
11
Un imprudente guardando un secreto
sufre más que una mujer de parto.
12
Como flecha clavada en la pierna,
es un secreto en el pecho de un imprudente.
13
Si te cuentan algo de un amigo, pregúntale,
quizá él no haya hecho lo que dicen;
y si lo hizo, para que no lo vuelva a hacer.
14
Si te cuentan algo de tu prójimo, pregúntale,
quizá no haya dicho lo que le achacan;
pero si lo dijo, para que no vuelva a decirlo.
15
Pregunta al amigo;
con frecuencia es pura calumnia;
no creas todo lo que dicen.
16
A veces uno se equivoca, pero sin querer;
¿quién no ha pecado con la lengua?
17
Antes de amenazar al prójimo, pregúntale;
deja que la ley del Altísimo siga su curso.
18
19


La verdadera sabiduría

20
Toda la sabiduría está en honrar al Señor
y en cumplir su ley.
21
22
Saber mucho de maldad, eso no es sabiduría;
seguir el consejo de los pecadores no es sensatez.
23
Hay una astucia detestable,
pero hay tontos que no tienen la culpa.
24
Más vale ser ignorante y honrar a Dios
que ser muy listo y faltar a la ley.
25
Hay habilidad consumada pero injusta,
y hay quien actúa torcidamente para que le hagan justicia.
26
Hay quien anda agachado y triste,
pero por dentro está lleno de engaños;
27
agacha la cabeza y se hace el sordo,
pero cuando no lo ven, te saca ventaja,
28
y si no tiene fuerza para ahora hacerte mal,
en la primera ocasión te causará algún perjuicio.
29
Por la cara se conoce a una persona,
y por el aspecto se distingue al sabio.
30
La manera de vestirse, de reír y caminar,
muestra lo que uno es.