Amigos y consejeros

1
Todos los amigos dicen: «Soy tu amigo»,
pero hay amigos que lo son sólo de nombre.
2
¡Qué golpe tan mortal
cuando un amigo íntimo se vuelve enemigo!
3
Mala inclinación, ¿para qué fuiste creada?
¡Para llenar el mundo de traiciones!
4
El mal amigo se fija en la mesa,
pero cuando estás en aprietos, se mantiene lejos.
5
El buen amigo lucha contra tu enemigo
y te defiende de los que te atacan.
6
No te olvides de tu compañero en la lucha,
ni lo abandones al recoger el botín.
7
Todo consejero indica el camino,
pero algunos aconsejan en propio provecho.
8
Ten cuidado con el consejero;
primero averigua qué necesita.
Porque él piensa en sus propios intereses
y en cómo sacar provecho del asunto.
9
Entonces te dice: «Vas por buen camino»,
y después se aparta a mirar cómo te arruinas.
10
No pidas consejo a tus enemigos,
ni cuentes tus planes secretos a quienes te envidian.
11
No pidas a una mujer consejo sobre su rival;
ni al que busca botín, sobre la guerra;
ni a un comerciante, sobre negocios;
ni a un comprador, sobre la venta;
ni a un malvado, sobre la generosidad;
ni a un cruel, sobre la bondad;
ni al ocioso, sobre el trabajo;
ni al guardián de un campo, sobre la cosecha.
12
Pide consejo a uno que respete siempre a Dios,
que tú sepas que cumple los mandamientos
y tiene sentimientos iguales a los tuyos,
de manera que, si tropiezas, sufrirá contigo.
13
Atiende también a lo que te aconseja tu propio juicio,
pues nadie es para ti más digno de confianza que él.
14
El propio juicio le advierte al hombre más cosas
que siete centinelas en una atalaya.
15
Y, además de todo esto, pídele a Dios
que te mantenga en el camino de la verdad.


La verdadera sabiduría

16
Antes de hacer cualquier cosa, hay que discutirla;
antes de toda acción, hay que reflexionar.
17
La raíz de las decisiones es la voluntad.
De ella se derivan cuatro ramas:
18
bien y mal, vida y muerte,
y todo está bajo el dominio de la lengua.
19
Hay algunos que son sabios para los demás,
y paramismos son insensatos;
20
y hay sabios despreciados por su modo de hablar,
a quienes nadie invita a un buen banquete.
21
22
Hay algunos que son sabios paramismos;
su ciencia sólo a ellos aprovecha;
23
y hay otros que son sabios para el pueblo,
y su ciencia la aprovechan los demás.
24
El que es sabio paramismo, vivirá contento;
todo el que lo ve, lo felicita.
25-26
El que es sabio para el pueblo, tendrá honores;
su fama durará para siempre.
El hombre tiene una vida muy corta,
pero Israel tiene vida sin término.


Moderación

27
Hijo mío, muestra en el comer que eres dueño de ti mismo,
y evita las cosas que te hagan daño,
28
pues no todo es bueno para todos,
ni a todos les sientan bien todos los alimentos.
29
No te abalances sobre todo lo que más te guste,
ni te dediques a comer todo lo sabroso.
30
Porque en las muchas comidas exquisitas anida la enfermedad,
y el mucho comer produce náuseas.
31
Por falta de moderación, muchos mueren;
pero el que se domina tiene larga vida.