Contra la ambición

1
No hagas mal, y el mal no te alcanzará.
2
Aléjate del pecado, y él se alejará de ti.
3
No siembres en surcos de injusticia,
si no quieres cosechar de ella siete veces más.
4
No pidas a Dios un puesto de mando,
ni al rey un lugar de honor.
5
No pretendas tener razón frente a Dios,
ni ser sabio frente al rey.
6
No ambiciones tener autoridad,
si no eres capaz de poner fin a la arrogancia.
Pues te acobardarás ante los poderosos
y venderás por dinero tu honradez.
7
No te hagas culpable delante del pueblo reunido,
ni te rebajes delante de la gente.
8
No agraves tu pecado repitiéndolo,
pues con una vez basta para merecer castigo.
9
No digas: «Dios se fijará en mis muchas ofrendas;
cuando se las presente, el Altísimo me las aceptará
10
No seas impaciente cuando ores,
ni dejes de dar limosna.
11
No te burles del que esté afligido;
acuérdate de que hay uno que eleva y humilla.
12
No trames crímenes contra tu hermano,
ni tampoco contra un amigo o compañero.
13
No sientas gusto en decir mentira tras mentira,
porque eso te traerá consecuencias desagradables.
14
No te metas en las reuniones de los que gobiernan,
ni repitas las palabras cuando ores.
15
No hagas de mala gana el trabajo manual,
pues es Dios quien lo ha instituido.
16
No te creas más que los otros;
recuerda que Dios no tarda en castigar.
17
Humilla más y más tu orgullo,
pues al hombre lo esperan los gusanos.
No insistas demasiado en tu oración;
encomiéndate a Dios y acepta lo que él decida.


Cómo portarse con diversas personas

18
No cambies a un amigo por dinero,
ni a un hermano querido por el oro más fino.
19
No rechaces a una mujer sensata;
son de más valor sus cualidades que las perlas.
20
No maltrates al criado que cumple su deber,
ni al obrero dedicado a su trabajo.
21
Ama como a ti mismo al esclavo inteligente,
y no le niegues la libertad.
22
Si tienes animales, trátalos bien,
y si te sirven bien, consérvalos.
23
Si tienes hijos, edúcalos,
y búscales esposa mientras sean jóvenes.
24
Si tienes hijas, cuida de que sean honestas,
y no seas condescendiente con ellas.
25
Casar a una hija es salir de preocupaciones,
pero hay que dársela a un hombre sensato.
26
Si tienes esposa, quiérela,
pero si no la quieres, no confíes en ella.
27
Respeta de todo corazón a tu padre,
y no te olvides de cuánto sufrió tu madre.
28
Recuerda que de ellos naciste.
¿Cómo podrás pagarles lo que han hecho por ti?
29
De todo corazón reverencia al Señor,
y trata con respeto a sus sacerdotes.
30
Ama con todas tus fuerzas a tu Creador,
y no abandones a sus servidores.
31
Honra a Dios, respeta a los sacerdotes,
y dales su parte, según está mandado:
el pan, los novillos, las ofrendas voluntarias,
los sacrificios requeridos y la contribución sagrada.
32
generoso con el pobre,
para que Dios te bendiga plenamente.
33
generoso con todos los que viven,
y no olvides mostrar amor y fidelidad a los muertos.
34
No tardes en socorrer al que llora,
y comparte el duelo con el que está de luto.
35
No descuides al enfermo,
y él te querrá.
36
En todo lo que hagas piensa en el final,
y nunca pecarás.