Ella

1
Soy la flor de los llanos de Sarón,
soy la rosa de los valles.


Él

2
Mi amada es, entre las mujeres,
como una rosa entre los espinos.


Ella

3
Mi amado es, entre los hombres,
como un manzano entre los árboles del bosque.
¡Qué agradable es sentarme a su sombra!
¡Qué dulce me sabe su fruta!
4
Me llevó a la sala de banquetes
y sus miradas parafueron de amor.
5
¡Reanímenme con tortas de pasas,
aliméntenme con manzanas,
porque me muero de amor!
6
¡Que ponga él su izquierda bajo mi cabeza,
y que con su derecha me abrace!


Él

7
Prométanme, mujeres de Jerusalén,
por las gacelas y cervatillas del bosque,
no interrumpir el sueño de mi amor.
¡Déjenla dormir hasta que quiera despertar!


Segundo canto
Ella


8
¡Ya viene mi amado!
¡Ya escucho su voz!
Viene saltando sobre los montes,
viene saltando por las colinas.
9
Mi amado es como un venado:
como un venado pequeño.
¡Aquí está ya, tras la puerta,
asomándose a la ventana,
espiando a través de la reja!
10
Mi amado me dijo:
«Levántate, amor mío;
anda, cariño, vamos.
11
¡Mira! El invierno ha pasado
y con él se han ido las lluvias.
12
Ya han brotado flores en el campo,
ya ha llegado el tiempo de cantar,
ya se escucha en nuestra tierra
el arrullo de las tórtolas.
13
Ya tiene higos la higuera,
y los viñedos esparcen su aroma.
»Levántate, amor mío;
anda, cariño, vamos.
14
»Paloma mía, que te escondes en las rocas,
en altos y escabrosos escondites,
déjame ver tu rostro,
déjame escuchar tu voz.
¡Es tan agradable el verte!
¡Es tan dulce el escucharte


Los dos

15
Atrapen las zorras, las zorras pequeñas
que arruinan nuestros viñedos,
nuestros viñedos en flor.


Ella

16
Mi amado es mío, y yo soy suya.
Él apacienta sus rebaños entre las rosas.
17
Mientras llega el día
y huyen las sombras,
vuelve, amado mío;
como un venado,
como un venado pequeño
por los montes escarpados.