La liberación de Jerusalén

1
Éste es un mensaje del Señor acerca de Israel.
El Señor, que ha extendido el cielo, y ha puesto base a la tierra, y ha dado vida al hombre, afirma:
2
«Yo hago de Jerusalén una copa de vino que emborrachará a todas las naciones vecinas.
Cuando ellas pongan sitio a Jerusalén, también las otras ciudades de Judá serán atacadas.
3
»En aquel día convertiré a Jerusalén en una piedra muy pesada para todas las naciones.
Herirá a cualquiera de ellas que intente levantarla.
Todas las naciones se juntarán en contra de Jerusalén,
4
pero entonces yo espantaré a todos los caballos y volveré locos a sus jinetes.
Cuidaré de los descendientes de Judá, y dejaré ciegos a todos los caballos de las naciones.
5
Al ver esto, los jefes de Judá dirán para sí: “El Señor todopoderoso es el Dios de los que viven en Jerusalén, y el que les da fuerzas.”
6
»En aquel día haré que los jefes de Judá sean como un brasero encendido entre la leña, como un fuego entre manojos de espigas.
Devorarán a derecha e izquierda a todas las naciones vecinas, mientras que los habitantes de Jerusalén vivirán otra vez en su ciudad.
7
Pero primero yo, el Señor, salvaré a las familias de Judá, para que no crezca el prestigio de los descendientes de David y de los habitantes de Jerusalén por encima de los demás descendientes de Judá.
8
Yo, el Señor, protegeré a los que viven en Jerusalén.
Los más débiles de ellos serán tan fuertes como el rey David, y los descendientes de David serán como Dios, como el ángel del Señor, que va al frente de ellos.
9
»En aquel día destruiré a cualquier nación que ataque a Jerusalén.
10
Llenaré de espíritu de bondad y oración a los descendientes de David y a los habitantes de Jerusalén.
Entonces mirarán al que traspasaron, y harán duelo y llorarán por él como por la muerte del hijo único o del hijo mayor.
11
Se hará en Jerusalén un duelo tan grande como el duelo que se hace por el dios Hadad-rimón en la llanura de Meguido.
12
Familia por familia, cada una por su lado, hará duelo en el país: los descendientes de David, y también sus mujeres;
los descendientes de Natán, y también sus mujeres;
13
los descendientes de Leví, y también sus mujeres;
los descendientes de Simí, y también sus mujeres;
14
y así todas las otras familias, cada una por su lado, y también sus mujeres.