Visión del rollo escrito

1
Tuve otra visión.
Vi un rollo escrito, que volaba.
2
El ángel me preguntó: «¿Qué ves?» Le contesté: «Veo un rollo escrito, que vuela;
mide nueve metros de largo por cuatro metros y medio de ancho
3
Me dijo entonces: «Ahí está escrita la maldición que alcanza a todo el país.
Según lo escrito por ambos lados, nadie que robe o que jure en falso puede quedar sin castigo.
4
El Señor todopoderoso afirma: “Yo envío esta maldición para que entre en casa del que roba y en casa del que jura en falso por mi nombre.
Y la maldición permanecerá allí hasta que no queden ni vigas ni piedras.”»


Visión de la medida y la mujer

5
Luego salió el ángel que hablaba conmigo, y me dijo: «¡Fíjate en eso que aparece ahora
6
Le pregunté: «¿Qué es eso?» Él me contestó: «Es una medida.
Es la medida del pecado de los que viven en el país
7
La medida estaba cubierta con una tapa de plomo.
Y fue levantada la tapa, y había una mujer sentada dentro de la medida.
8
Me dijo el ángel: «Esa mujer es la maldad.» Y la empujó adentro de la medida, y la cerró con la tapa de plomo.
9
Miré otra vez, y vi aparecer dos mujeres.
Tenían alas, y el viento las impulsaba.
Eran alas como de cigüeña, y llevaban la medida por los aires.
10
Pregunté entonces al ángel que hablaba conmigo: «¿A dónde llevan esa medida
11
Y él me contestó: «Van a construirle un templo en Babilonia.
Cuando ya esté terminado el templo, la instalarán allí, sobre un pedestal