1
Entonces David tomó consejo con los capitanes de los millares y de los cientos, y con todos los príncipes.
2
Y dijo David a todo la congregación de Israel: Si os parece bien y del SEÑOR nuestro Dios, enviaremos a todas partes a llamar nuestros hermanos que han quedado en todas las tierras de Israel, y a los sacerdotes y levitas que están con ellos en sus ciudades y ejidos que se junten con nosotros;
3
y traigamos el arca de nuestro Dios a nosotros, porque desde el tiempo de Saúl no hemos hecho caso de ella.
4
Y dijo toda la congregación que se hiciera así, porque la cosa parecía bien a todo el pueblo.
5
Entonces juntó David a todo Israel, desde Sihor de Egipto hasta entrar en Hamat, para que trajeran el arca de Dios de Quiriat-jearim.
6
Y subió David con todo Israel a Baala de Quiriat-jearim, que es en Judá, para pasar de allí el arca del SEÑOR Dios que habita entre los querubines, sobre la cual su nombre es invocado.
7
Y llevaron el arca sobre un carro nuevo de la casa de Abinadab, y Uza y su hermano guiaban el carro.
8
Y David y todo Israel se regocijaban delante de Dios con todas sus fuerzas, con canciones, arpas, salterios, tamboriles, címbalos y trompetas.
9
Y cuando llegaron a la era de Quidón, Uza extendió su mano al arca para tenerla, porque los bueyes se apartaban.
10
Y el furor del SEÑOR se encendió contra Uza, y le hirió, porque había extendido su mano al arca;
y murió allí delante de Dios.
11
Y David tuvo pesar, porque el SEÑOR había hecho rotura en Uza;
por lo que llamó aquel lugar Pérez-uza (división o rotura de Uza), hasta hoy.
12
Y David temió a Dios aquel día, y dijo: ¿Cómo he de traer a casa conmigo el arca de Dios?
13
Y no trajo David el arca a su casa en la ciudad de David, sino la llevó a casa de Obed-edom geteo.
14
Y el arca estuvo en casa de Obed-edom, en su casa, tres meses;
y bendijo el SEÑOR la casa de Obed-edom, y todas las cosas que tenía.