1
Hizo también casas para sí en la ciudad de David, y labró un lugar para el arca de Dios, y le tendió una tienda.
2
Entonces dijo David: El arca de Dios no debe ser traída sino por los levitas;
porque a ellos ha elegido el SEÑOR para que lleven el arca del SEÑOR, y le sirvan perpetuamente.
3
Y juntó David a todo Israel en Jerusalén, para que pasaran el arca del SEÑOR a su lugar, el cual le había él preparado.
4
Juntó también David a los hijos de Aarón y a los levitas;
5
de los hijos de Coat, Uriel el principal, y sus hermanos, ciento veinte;
6
de los hijos de Merari, Asaías el principal, y sus hermanos, doscientos veinte;
7
de los hijos de Gersón, Joel el principal, y sus hermanos, ciento treinta;
8
de los hijos de Elizafán, Semaías el principal, y sus hermanos, doscientos;
9
de los hijos de Hebrón, Eliel el principal, y sus hermanos, ochenta;
10
de los hijos de Uziel, Aminadab el principal, y sus hermanos, ciento doce.
11
Y llamó también David a Sadoc y a Abiatar, sacerdotes, y a los levitas, Uriel, Asaías, Joel, Semaías, Eliel, y Aminadab;
12
y les dijo: Vosotros que sois los principales padres entre los levitas, santificaos a vosotros y a vuestros hermanos, y pasad el arca del SEÑOR Dios de Israel al lugar que le he preparado;
13
pues por no haberlo hecho así vosotros la primera vez, el SEÑOR nuestro Dios hizo en nosotros rotura, por cuanto no le buscamos según su ordenanza.
14
Así los sacerdotes y los levitas se santificaron para traer el arca del SEÑOR Dios de Israel.
15
Y los hijos de los levitas trajeron el arca de Dios puesta sobre sus hombros en las barras, como lo había mandado Moisés conforme a la palabra del SEÑOR.
16
Asimismo dijo David a los principales de los levitas, que constituyeran de sus hermanos cantores, con instrumentos de música, con salterios, arpas, y címbalos, que resonaran, y alzaran la voz en alegría.
17
Y los levitas constituyeron a Hemán hijo de Joel;
y de sus hermanos, a Asaf hijo de Berequías;
y de los hijos de Merari y de sus hermanos, a Etán hijo de Cusaías;
18
y con ellos a sus hermanos del segundo orden, a Zacarías, Ben y Jaaziel, Semiramot, Jehiel, Uni, Eliab, Benaía, Maasías, Matatías, Elifelehu, Micnías, Obed-edom, y Jeiel, los porteros.
19
Así Hemán, Asaf, y Etán, que eran cantores, alzaban su voz con címbalos de bronce.
20
Y Zacarías, Jaaziel, Semiramot, Jehiel, Uni, Eliab, Maasías, y Benaía, con salterios sobre Alamot.
21
Y Matatías, Elifelehu, Micnías, Obed-edom, Jeiel, y Azazías, cantaban con arpas en la octava sobresaliendo.
22
Y Quenanías, príncipe de los levitas en la profecía, porque él presidía en la profecía, porque era entendido.
23
Y Berequías y Elcana eran los porteros del arca.
24
Y Sebanías, Josafat, Natanael, Amasai, Zacarías, Benaía, y Eliezer, los sacerdotes, tocaban las trompetas delante del arca de Dios;
Obed-edom y Jehías eran también porteros del arca.
25
David pues y los ancianos de Israel, y los capitanes de los millares fueron a traer el arca del pacto del SEÑOR de casa de Obed-edom, con alegría.
26
Y ayudando Dios a los levitas que llevaban el arca del pacto del SEÑOR, sacrificaban siete bueyes y siete carneros.
27
Y David iba vestido de lino fino y también todos los levitas que llevaban el arca, y asimismo los cantores;
y Quenanías era príncipe de la profecía de los cantores.
Y llevaba David sobre sí un efod de lino.
28
De esta manera todo Israel llevaba el arca del pacto del SEÑOR, con gritos y sonido de shofar, y trompetas, címbalos, salterios, y arpas, haciendo sonido.
29
Y cuando el arca del pacto del SEÑOR llegó a la ciudad de David, Mical, hija de Saúl, mirando por una ventana, vio al rey David que saltaba y bailaba;
y le menospreció en su corazón.