1
Y dijo David: Esta será la Casa del SEÑOR Dios, y éste será el altar del holocausto para Israel.
2
Después mandó David que se juntaran los extranjeros que estaban en la tierra de Israel, e hizo de ellos canteros, que labraran piedras para edificar la Casa de Dios.
3
Asimismo aparejó David mucho hierro para la clavazón de las puertas, y para las junturas;
y mucho bronce sin peso, y madera de cedro sin cuenta.
4
Porque los sidonios y tirios habían traído a David madera de cedro innumerable.
5
Y dijo David: Salomón mi hijo es aún muchacho y tierno, y la Casa que se ha de edificar al SEÑOR ha de ser magnífica por excelencia, para nombre y honra en todas las tierras;
ahora pues yo le aparejaré lo necesario.
Y preparó David antes de su muerte en gran abundancia.
6
Llamó entonces David a Salomón su hijo, y le mandó que edificara Casa al SEÑOR Dios de Israel.
7
Y dijo David a Salomón: Hijo mío, en mi corazón tuve el edificar templo al nombre del SEÑOR mi Dios.
8
Mas vino a mí palabra del SEÑOR, diciendo: Tú has derramado mucha sangre, y has traído grandes guerras;
no edificarás casa a mi nombre, porque has derramado mucha sangre en la tierra delante de mí.
9
He aquí, un hijo te nacerá, el cual será varón de reposo, porque yo le daré quietud de todos sus enemigos en derredor;
por tanto su nombre será Salomón;
y yo daré paz y reposo sobre Israel en sus días.
10
El edificará Casa a mi nombre, y él me será a mí por hijo, y yo le seré por padre;
y afirmaré el trono de su reino sobre Israel para siempre.
11
Ahora pues, hijo mío, sea contigo el SEÑOR, y seas prosperado, y edifiques Casa al SEÑOR tu Dios, como él ha dicho de ti.
12
Y el SEÑOR te dé entendimiento y prudencia, y él te dé mandamientos para Israel;
y que tú guardes la ley del SEÑOR tu Dios.
13
Entonces serás prosperado, si guardares para hacer los estatutos y derechos que el SEÑOR mandó a Moisés sobre Israel.
Esfuérzate pues, y cobra ánimo;
no temas, ni desmayes.
14
He aquí, yo en mi estrechez he preparado para la Casa del SEÑOR cien mil talentos de oro, y un millar de millares de talentos de plata;
no tiene peso el bronce ni el hierro, porque es mucho.
Asimismo he preparado madera y piedra, a lo cualañadirás.
15
tienes contigo muchos oficiales, canteros, albañiles, y carpinteros, y todo hombre experto en toda obra.
16
Del oro, de la plata, del bronce, y del hierro, no hay número.
Levántate pues, y a la obra;
que el SEÑOR será contigo.
17
Asimismo mandó David a todos los príncipes de Israel que dieran ayuda a Salomón su hijo, diciendo:
18
¿No es con vosotros el SEÑOR vuestro Dios, el cual os ha dado quietud de todas partes? Porque él ha entregado en mi mano los moradores de la tierra, y la tierra ha sido sujetada delante del SEÑOR, y delante de su pueblo.
19
Poned, pues, ahora vuestros corazones y vuestras almas en buscar al SEÑOR vuestro Dios;
y levantaos, y edificad el santuario del SEÑOR Dios, para traer el arca del pacto del SEÑOR, y los santos vasos de Dios, a la Casa edificada al nombre del SEÑOR.