1
¶ Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, y no tengo caridad, soy como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2
Y si tuviera profecía, y entendiera todos los misterios y toda ciencia;
y si tuviera toda la fe, de tal manera que traspasara los montes, y no tengo caridad, nada soy.
3
Y si repartiera toda mi hacienda para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, y no tengo caridad, de nada me sirve.
4
¶ La caridad es sufrida, es benigna;
la caridad no tiene envidia, la caridad no hace sin razón, no se envanece;
5
no es injuriosa, no busca lo suyo, no se irrita, no piensa mal;
6
no se recrea de la injusticia, mas se recrea de la verdad;
7
todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
8
¶ La caridad nunca se pierde;
mas las profecías se han de acabar, y cesarán las lenguas, y la ciencia ha de acabar;
9
porque en parte conocemos, y en parte profetizamos;
10
mas cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte será quitado.
11
Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, sabía como niño, mas cuando ya soy hombre hecho, quité lo que era de niño.
12
Ahora vemos como por espejo, en obscuridad;
mas entonces veremos cara a cara;
ahora conozco en parte;
mas entonces conoceré como soy conocido.
13
Mas ahora permanecen la fe, la esperanza, y la caridad, estas tres cosas;
pero la mayor de ellas es la caridad.