1
¶ ¿Osa alguno de vosotros, teniendo pleito con otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos?
2
¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas?
3
¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?
4
Por tanto, si hubiereis de tener juicios de cosas de esta vida, poned por jueces a los más humildes que están en la Iglesia.
5
Para avergonzaros lo digo.
¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno que pueda juzgar entre sus hermanos?
6
Sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio;
y esto delante de los infieles.
7
Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos.
¿Por qué no soportáis antes la injuria? ¿Por qué no soportáis antes la calumnia?
8
Pero vosotros hacéis la injuria, y la calumnia, y esto a los hermanos.
9
¶ ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales,
10
ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el Reino de Dios.
11
Y esto érais algunos;
mas ya sois lavados, mas ya sois santificados, mas ya sois justificados en el Nombre del Señor Jesús, y en el Espíritu del Dios nuestro.
12
Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen;
todas las cosas me son lícitas, mas yo no me meteré debajo de la potestad de ninguna.
13
Las viandas son para el vientre, y el vientre para las viandas;
sin embargo a él y a ellas deshará Dios.
Mas el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor;
y el Señor para el cuerpo;
14
y Dios que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder.
15
¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? De ninguna manera.
16
¿O no sabéis que el que se junta con la ramera, es hecho con ella un cuerpo? Porque serán, dice, los dos (en) una carne.
17
Pero el que se junta con el Señor, un espíritu es.
18
Huid de la fornicación.
Cualquier otro pecado que el hombre hiciere, fuera del cuerpo está;
mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.
19
¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, (el cual está) en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
20
Porque comprados sois por (gran) precio;
glorificad, pues, (y traed) a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.