1
¶ En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos ciencia.
La ciencia envanece, mas la caridad edifica.
2
Y si alguno piensa que sabe algo, aún no sabe nada como le conviene saber.
3
Mas el que ama a Dios, el tal es enseñado de Dios.
4
Acerca, pues, de las viandas que son sacrificadas a los ídolos, sabemos que el ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un solo Dios.
5
Porque aunque haya algunos que se llamen dioses, o en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores),
6
nosotros, sin embargo, no tenemos más que un Dios, el Padre, del cual son todas las cosas, y nosotros en él;
y un Señor, Jesús, el Cristo, por el cual son todas las cosas, y nosotros por él.
7
¶ Mas no en todos hay esta ciencia, porque algunos con conciencia del ídolo hasta ahora, las comen como sacrificado a ídolos;
y su conciencia, siendo flaca, es contaminada.
8
La vianda no nos hace más aceptos a Dios;
ni porque comamos, seremos más ricos;
ni porque no comamos, seremos más pobres.
9
Pero mirad que esta libertad vuestra no sea tropezadero a los que son débiles.
10
Porque si te ve alguno, a ti que tienes esta ciencia, sentado a la mesa en el lugar de los ídolos, ¿la conciencia de aquel que es débil, no será llevada a comer de lo sacrificado a los ídolos?
11
Y por tu ciencia se perderá el hermano débil por el cual el Cristo murió.
12
De esta manera, pues, pecando contra los hermanos, e hiriendo su flaca conciencia, contra Cristo pecáis.
13
Por lo cual, si la comida es a mi hermano ocasión de caer, jamás comeré carne, ni haré cosa con la que caiga mi hermano.