1
En aquel tiempo Abías hijo de Jeroboam cayó enfermo,
2
y dijo Jeroboam a su mujer: Levántate ahora, disfrázate, para que no te conozcan que eres la mujer de Jeroboam, y ve a Silo;
que allá está Ahías profeta, el que me dijo que yo había de ser rey sobre este pueblo.
3
Y toma en tu mano diez panes, y turrones, y una vasija de miel, y ve a él;
para que te declare lo que ha de ser de este niño.
4
Y la mujer de Jeroboam lo hizo así;
y se levantó, y fue a Silo, y vino a casa de Ahías.
Y Ahías ya no podía ver, porque sus ojos se habían oscurecido a causa de su vejez.
5
Mas el SEÑOR había dicho a Ahías: He aquí que la mujer de Jeroboam vendrá a consultarte por su hijo, que está enfermo;
así y así le has de responder;
pues será que cuando ella viniere, vendrá disimulada.
6
Y cuando Ahías oyó el sonido de sus pies que entraba por la puerta, dijo: Entra, mujer de Jeroboam;
¿por qué te disimulas? Pero yo soy enviado a ti con revelación dura.
7
Ve, y di a Jeroboam: Así dijo el SEÑOR Dios de Israel: Por cuanto yo te levanté de en medio del pueblo, y te hice príncipe sobre mi pueblo Israel,
8
y rompí el reino de la casa de David, y te lo entregué a ti;
y tú no has sido como David mi siervo, que guardó mis mandamientos y anduvo en pos de mí con todo su corazón, haciendo solamente lo recto delante de mis ojos;
9
antes hiciste lo malo más que todos los que han sido antes de ti;
que fuiste y te hiciste otros dioses, y fundiciones para enojarme, y a mí me has dado la espalda;
10
por tanto, he aquí que yo traigo mal sobre la casa de Jeroboam, y yo talaré de Jeroboam todo meante a la pared, así el guardado como el quedado en Israel;
y quemaré la posteridad de la casa de Jeroboam, como es quemado el estiércol, hasta que sea acabada.
11
El que muriere de los de Jeroboam en la ciudad, lo comerán los perros;
y el que muriere en el campo, lo comerán las aves del cielo;
porque el SEÑOR lo ha dicho.
12
Y tú levántate, y vete a tu casa;
que en entrando tu pie en la ciudad, morirá el niño.
13
Y todo Israel lo endechará, y le enterrarán;
porque sólo él de los de Jeroboam entrará en sepultura;
por cuanto se ha hallado en él alguna cosa buena del SEÑOR Dios de Israel, en la casa de Jeroboam.
14
Y el SEÑOR despertará un rey sobre Israel, el cual talará la casa de Jeroboam en este día;
¿y qué, si ahora?
15
Y el SEÑOR herirá a Israel, al modo que la caña se agita en las aguas;
y él arrancará a Israel de esta buena tierra que había dado a sus padres, y los esparcirá al otro lado del río (Eufrates), por cuanto han hecho sus bosques, enojando al SEÑOR.
16
Y él entregará a Israel por los pecados de Jeroboam, el cual pecó, y ha hecho pecar a Israel.
17
Entonces la mujer de Jeroboam se levantó, y se fue, y vino a Tirsa;
y entrando ella por el umbral de la casa, el niño murió.
18
Y lo enterraron, y lo endechó todo Israel, conforme a la palabra del SEÑOR, que él había hablado por mano de su siervo Ahías profeta.
19
¶ Los otros hechos de Jeroboam, qué guerras hizo, y cómo reinó, todo está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Israel.
20
El tiempo que reinó Jeroboam fueron veintidós años;
y habiendo dormido con sus padres, reinó en su lugar Nadab su hijo.
21
¶ Y Roboam hijo de Salomón reinó en Judá.
De cuarenta y un años era Roboam cuando comenzó a reinar, y diecisiete años reinó en Jerusalén, ciudad que el SEÑOR eligió de todas las tribus de Israel para poner allí su nombre.
El nombre de su madre fue Naama, amonita.
22
Y Judá hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR, y le enojaron más que todo lo que sus padres habían hecho en sus pecados que cometieron.
23
Porque ellos también se edificaron lugares altos, estatuas, y bosques, en todo collado alto, y debajo de todo árbol frondoso;
24
y hubo también prostitutos del culto pagano en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de los gentiles que el SEÑOR había echado delante de los hijos de Israel.
25
Al quinto año del rey Roboam subió Sisac rey de Egipto contra Jerusalén.
26
Y tomó los tesoros de la Casa del SEÑOR, y los tesoros de la casa real, y lo saqueó todo.
Y tomó todos los escudos de oro que Salomón había hecho.
27
Y en lugar de ellos hizo el rey Roboam escudos de bronce, y los dio en manos de los capitanes de los de la guardia, quienes custodiaban la puerta de la casa real.
28
Y cuando el rey entraba en la Casa del SEÑOR, los de la guardia los llevaban;
y los ponían después en la cámara de los de la guardia.
29
Los demás hechos de Roboam, y todas las cosas que hizo, ¿no están escritas en las crónicas de los reyes de Judá?
30
Y hubo guerra entre Roboam y Jeroboam todos los días.
31
Y durmió Roboam con sus padres, y fue sepultado con sus padres en la ciudad de David.
El nombre de su madre fue Naama, amonita.
Y reinó en su lugar Abiam su hijo.