1
Pasados muchos días, vino la palabra del SEÑOR a Elías en el tercer año, diciendo: Ve, muéstrate a Acab, y yo daré lluvia sobre la faz de la tierra.
2
Fue, pues, Elías a mostrarse a Acab;
y había gran hambre en Samaria.
3
Y Acab llamó a Abdías su mayordomo.
(El cual Abdías era en gran manera temeroso del SEÑOR;
4
porque cuando Jezabel talaba los profetas del SEÑOR, Abdías tomó cien profetas, los cuales escondió de cincuenta en cincuenta por cuevas, y los sustentó con pan y agua.)
5
Y dijo Acab a Abdías: Ve por la tierra a todas las fuentes de aguas, y a todos los arroyos;
si a dicha hallaremos grama con que conservemos la vida a los caballos y a las mulas, para que no nos quedemos sin bestias.
6
Y partieron entre sí la tierra para recorrerlo;
Acab fue de por sí por un camino, y Abdías fue separadamente por otro.
7
Y yendo Abdías por el camino, se encontró con Elías;
y cuando lo reconoció, se postró sobre su rostro, y dijo: ¿No eres tú mi señor Elías?
8
Y él respondió: Yo soy;
ve, di a tu amo: He aquí Elías.
9
Pero él dijo: ¿En qué he pecado, para que tú entregues tu siervo en mano de Acab para que me mate?
10
Vive el SEÑOR tu Dios, que no ha habido nación ni reino donde mi señor no haya enviado a buscarte;
y respondiendo todos: No está aquí, él ha conjurado a reinos y naciones si te han hallado.
11
¿Y ahoradices: Ve, di a tu amo: He aquí Elías?
12
Y acontecerá que, luego que yo me haya separado de ti, el Espíritu del SEÑOR te llevará donde yo no sepa;
y viniendo yo, y dando las nuevas a Acab, y no hallándote él, me matará;
y tu siervo teme al SEÑOR desde su juventud.
13
¿No ha sido dicho a mi señor lo que hice, cuando Jezabel mataba a los profetas del SEÑOR;
que escondí de los profetas del SEÑOR cien varones de cincuenta en cincuenta en cuevas, y los mantuve a pan y agua?
14
¿Y ahora dices tú: Ve, di a tu amo: He aquí Elías;
para que él me mate?
15
Y le dijo Elías: Vive el SEÑOR de los ejércitos, delante del cual estoy, que hoy me mostraré a él.
16
Entonces Abdías fue a encontrarse con Acab, y le dio el aviso;
y Acab vino a recibir a Elías.
17
Y cuando Acab vio a Elías, le dijo Acab: ¿Eres tú el que turbas a Israel?
18
Y él respondió: Yo no he turbado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, dejando los mandamientos del SEÑOR, y siguiendo a los baales.
19
Envía pues ahora y júntame a todo Israel en el monte del Carmelo, y los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal, y los cuatrocientos profetas de los bosques, que comen de la mesa de Jezabel.
20
Entonces Acab envió a todos los hijos de Israel, y juntó los profetas en el monte del Carmelo.
21
Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo cojearéis vosotros entre dos pensamientos? Si el SEÑOR es Dios, seguidle;
y si Baal, id en pos de él.
Y el pueblo no respondió palabra.
22
Y Elías tornó a decir al pueblo: Sólo yo he quedado profeta del SEÑOR;
mas de los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta varones.
23
Dénsenos, pues, dos bueyes, y escójanse ellos uno, y córtenlo en pedazos, y pónganlo sobre leña, mas no pongan fuego debajo;
y yo aparejaré el otro buey, y lo pondré sobre leña, y ningún fuego pondré debajo.
24
Invocad luego vosotros en el nombre de vuestros dioses, y yo invocaré en el nombre del SEÑOR;
y será que el Dios que respondiere por fuego, sea el Dios.
Y todo el pueblo respondió, diciendo: Bien dicho.
25
Entonces Elías dijo a los profetas de Baal: Escogeos un buey, y preparadlo vosotros primero, pues que vosotros sois los más;
e invocad en el nombre de vuestros dioses, mas no pongáis fuego debajo.
26
Y ellos tomaron el buey que les fue dado, y lo aparejaron, e invocaron en el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: ¡Baal, respóndenos! Mas no había voz, ni quien respondiera;
entre tanto, ellos andaban saltando cerca del altar que habían hecho.
27
Y aconteció al mediodía, que Elías se burlaba de ellos, diciendo: Gritad en alta voz, que dios es;
por ventura está conversando, o tuvo que ir a la letrina, o va de camino;
o duerme, y despertará.
28
Y ellos clamaban a grandes voces, y se sajaban con cuchillos y con lancetas conforme a su costumbre, hasta que la sangre se derramaba sobre ellos.
29
Y cuando pasó el mediodía, y ellos aun profetizaron hasta el tiempo del ofrecimiento del sacrificio de la tarde, y no había voz, ni quien respondiera ni escuchara;
30
entonces Elías dijo a todo el pueblo: Acercaos a mí.
Y todo el pueblo se acercó a él;
y él reparó el altar del SEÑOR que estaba arruinado.
31
Y tomando Elías doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido dada palabra del SEÑOR, diciendo: Israel será tu nombre;
32
edificó con las piedras un altar en el nombre del SEÑOR;
después hizo una zanja alrededor del altar, en que cupieran dos medidas de simiente.
33
Ordenó luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y lo puso sobre la leña.
34
Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua, y derramadla sobre el holocausto, y sobre la leña.
Y dijo: Hacedlo otra vez;
y otra vez lo hicieron.
Y dijo: Hacedlo la tercera vez;
y lo hicieron la tercera vez.
35
De tal manera que las aguas corrían alrededor del altar;
y también había llenado de agua la zanja.
36
Y cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto de la tarde, se acercó el profeta Elías, y dijo: SEÑOR Dios de Abraham, de Isaac, y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas.
37
Respóndeme, SEÑOR, respóndeme;
para que conozca este pueblo que tú, oh SEÑOR, eres el Dios, y que tú convertirás de nuevo el corazón de ellos a ti.
38
Entonces cayó fuego del SEÑOR, el cual consumió el holocausto, la leña, las piedras, el polvo, y aun lamió las aguas que estaban en la zanja.
39
Y viéndolo, todo el pueblo, cayeron sobre sus rostros, y dijeron: ¡El SEÑOR es el Dios! ¡El SEÑOR es el Dios!
40
Y les dijo Elías: Prended a los profetas de Baal, que no escape ninguno.
Y ellos los prendieron;
y los llevó Elías al arroyo de Cisón, y allí los mató.
41
Entonces Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe;
porque una gran lluvia suena.
42
Y Acab subió a comer y a beber.
Y Elías subió a la cumbre del Carmelo;
y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas.
43
Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar.
Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada.
Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces.
44
Y a la séptima vez dijo: He aquí una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar.
Y él dijo: Ve, y di a Acab: Unce tu carro y desciende, para que la lluvia no te ataje.
45
Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento;
y hubo una gran lluvia.
Y subiendo Acab, vino a Jezreel.
46
Y la mano del SEÑOR era sobre Elías, el cual ciñó sus lomos, y vino corriendo delante de Acab hasta llegar a Jezreel.