1
Así que el rey Salomón fue rey sobre todo Israel.
2
Y éstos fueron los príncipes que tuvo: Azarías hijo de Sadoc, el sacerdote;
3
Elihoref y Ahías, hijos de Sisa, los escribas;
Josafat hijo de Ahilud, el escritor de las crónicas;
4
Benaía hijo de Joiada era sobre el ejército;
y Sadoc y Abiatar eran los sacerdotes;
5
Azarías hijo de Natán era sobre los gobernadores;
Zabud hijo de Natán era el sacerdote, compañero especial del rey;
6
y Ahisar era mayordomo;
y Adoniram hijo de Abda era sobre el tributo.
7
Y tenía Salomón doce gobernadores sobre todo Israel, los cuales mantenían al rey y a su casa.
Cada uno de ellos estaba obligado a abastecer por un mes en el año.
8
Y éstos son los nombres de ellos: el hijo de Hur en el monte de Efraín;
9
el hijo de Decar, en Macaz, en Saalbim, en Bet-semes, en Elón, y en Bet-hanán;
10
el hijo de Hesed, en Arubot;
éste tenía también a Soco y toda la tierra de Hefer.
11
El hijo de Abinadab, en todos los términos de Dor;
éste tenía por mujer a Tafat hija de Salomón;
12
Baana hijo de Ahilud, en Taanac y Meguido, y en toda Bet-seán, que es cerca de Saretán, abajo de Jezreel, desde Bet-seán hasta Abel-mehola, y hasta el otro lado de Jocmeam;
13
el hijo de Geber, en Ramot de Galaad;
éste tenía también las ciudades de Jair hijo de Manasés, las cuales estaban en Galaad;
tenía también la provincia de Argob, que estaba en Basán, sesenta grandes ciudades con muro y cerraduras de bronce;
14
Ahinadab hijo de Iddo, en Mahanaim;
15
Ahimaas en Neftalí;
éste tomó también por mujer a Basemat hija de Salomón.
16
Baana hijo de Husai, en Aser y en Alot;
17
Josafat hijo de Parúa, en Isacar;
18
Simei hijo de Ela, en Benjamín;
19
Geber hijo de Uri, en la tierra de Galaad, y en la tierra de Sehón rey de los amorreos, y de Og rey de Basán;
y además de éstos había un gobernador general en toda la tierra.
20
Los de Judá y de Israel eran muchos, como la arena que está junto al mar en multitud, comiendo y bebiendo y alegrándose.
21
¶ Y Salomón señoreaba sobre todos los reinos, desde el río hasta la tierra de los filisteos, hasta el término de Egipto;
y traían presentes, y sirvieron a Salomón todos los días que vivió.
22
Y la despensa de Salomón era cada día de treinta coros de flor de harina, y sesenta coros de harina.
23
Diez bueyes engordados, y veinte bueyes de pasto, y cien ovejas;
sin los ciervos, cabras, búfalos, y aves engordados.
24
Porque él señoreaba en toda la región que estaba al otro lado del río y desde Tifsa hasta Gaza, sobre todos los reyes del otro lado del río;
y tuvo paz por todos lados en derredor suyo.
25
Y Judá e Israel vivían seguros, cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, desde Dan hasta Beerseba, todos los días de Salomón.
26
Tenía además de esto Salomón cuarenta mil caballos en sus caballerizas para sus carros, y doce mil caballos de cabalgar.
27
Y estos gobernadores mantenían al rey Salomón, y a todos los que a la mesa del rey Salomón venían, cada uno su mes;
y hacían que nada faltara.
28
Y traían también cebada y paja para los caballos, y para las bestias de carga, al lugar donde él estaba, cada uno conforme al cargo que tenía.
29
Y dio Dios a Salomón sabiduría, e inteligencia muy grande, y magnanimidad de corazón, como la arena que está a la orilla del mar.
30
Que fue mayor la sabiduría de Salomón que la de todos los hijos del oriente, y que toda la sabiduría de los egipcios.
31
Y aun fue más sabio que todos los hombres;
más que Etán, el ezraíta, y que Hemán, Calcol y Darda, hijos de Mahol;
y fue nombrado entre todas las naciones de alrededor.
32
Y propuso tres mil proverbios;
y sus canciones fueron mil cinco.
33
También disertó de los árboles, desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared.
Asimismo disertó de los animales, de las aves, de las serpientes, y de los peces.
34
Y venían de todos los pueblos a oír la sabiduría de Salomón, y de todos los reyes de la tierra, donde había llegado la fama de su sabiduría.