1
¶ Y vinieron los zifeos a Saúl en Gabaa, diciendo: ¿No está David escondido en el collado de Haquila delante del desierto?
2
Saúl entonces se levantó, y descendió al desierto de Zif, llevando consigo tres mil hombres escogidos de Israel, para buscar a David en el desierto de Zif.
3
Y asentó Saúl el campamento en el collado de Haquila, que está delante del desierto junto al camino.
Y estaba David en el desierto, y percibió que Saúl le seguía en el desierto.
4
David, por tanto envió espías, y entendió por cierto que Saúl venía.
5
Y se levantó David, y vino al sitio donde Saúl había asentado el campamento;
y miró David el lugar donde dormía Saúl, y Abner hijo de Ner, general de su ejército.
Y Saúl dormía en la trinchera, y el pueblo estaba por el campamento en derredor de él.
6
Entonces habló David, y dijo a Ahimelec heteo, y a Abisai hijo de Sarvia, hermano de Joab, diciendo: ¿Quién descenderá conmigo a Saúl al campamento? Y dijo Abisai: Yo descenderé contigo.
7
David, pues, y Abisai vinieron al pueblo de noche;
y he aquí Saúl que estaba tendido durmiendo en la trinchera, y su lanza hincada en tierra a su cabecera;
y Abner y el pueblo estaban alrededor de él tendidos.
8
Entonces dijo Abisai a David: Hoy ha entregado Dios a tu enemigo en tus manos;
ahora, pues, lo heriré presto con la lanza, y lo enclavaré en la tierra de un golpe, y no segundaré.
9
Y David respondió a Abisai: No le mates;
porque ¿quién extendió su mano contra el ungido del SEÑOR, y fue inocente?
10
Dijo además David: Vive el SEÑOR, que si el SEÑOR no lo hiriere, o que su día llegue para que muera, o que descendiendo en batalla perezca,
11
me guarde el SEÑOR de extender mi mano contra el ungido del SEÑOR;
pero toma ahora la lanza que está a su cabecera, y la botija del agua, y vámonos.
12
Se llevó, pues, David la lanza y la botija de agua de la cabecera de Saúl, y se fueron;
que no hubo nadie que viera, ni supiera, ni velara, pues todos dormían;
porque un profundo sueño enviado del SEÑOR había caído sobre ellos.
13
¶ Y pasando David al otro lado, se puso fuera del camino en la cumbre del monte, habiendo gran distancia entre ellos;
14
y dio voces David al pueblo, y a Abner hijo de Ner, diciendo: ¿No respondes, Abner? Entonces Abner respondió y dijo: ¿Quién eres tú que das voces al rey?
15
Y dijo David a Abner: ¿No eres varón tú? ¿Y quién hay como tú en Israel? ¿Por qué, pues, no has guardado al rey tu señor? Que ha entrado uno del pueblo a matar a tu señor el rey.
16
Esto que has hecho, no está bien.
Vive el SEÑOR, que sois dignos de muerte, que no habéis guardado a vuestro señor, al ungido del SEÑOR.
Mira, pues, ahora dónde está la lanza del rey, y la botija del agua que estaba a su cabecera.
17
Y conociendo Saúl la voz de David, dijo: ¿No es ésta tu voz, hijo mío David? Y David respondió: Mi voz es, rey señor mío.
18
Y dijo: ¿Por qué persigue así mi señor a su siervo? ¿Qué he hecho? ¿Qué mal hay en mi mano?
19
Ruego, pues, que el rey mi señor oiga ahora las palabras de su siervo.
Si el SEÑOR te incita contra mí, huela él el olor del sacrificio;
mas si fueren hijos de hombres, malditos sean ellos en presencia del SEÑOR, que me han echado hoy para que no me junte en la heredad del SEÑOR, diciendo: Ve y sirve a dioses ajenos.
20
No caiga, pues, ahora mi sangre en tierra delante del SEÑOR;
porque ha salido el rey de Israel a buscar una pulga, así como quien persigue una perdiz por los montes.
21
Entonces dijo Saúl: He pecado;
vuélvete, hijo mío David, que ningún mal te haré más, pues que mi vida ha sido estimada hoy en tus ojos.
He aquí, yo he hecho locamente, y he errado mucho y en gran manera.
22
Y David respondió, y dijo: He aquí la lanza del rey;
pase acá uno de los criados, y tómela.
23
Y el SEÑOR pague a cada uno su justicia y su lealtad;
que el SEÑOR te había entregado hoy en mi mano, mas yo no quise extender mi mano sobre el ungido del SEÑOR.
24
Y he aquí, como tu vida ha sido estimada hoy en mis ojos, así sea mi vida estimada en los ojos del SEÑOR, y me libre de toda aflicción.
25
Y Saúl dijo a David: Bendito eres tú, hijo mío David;
sin duda ejecutarás grandes empresas, y prevalecerás.
Entonces David siguió su camino, y Saúl se volvió a su lugar.