1
¶ Y vinieron los de Quiriat-jearim, y llevaron el arca del SEÑOR, y la metieron en casa de Abinadab, en el collado;
y santificaron a Eleazar su hijo, para que guardara el arca del SEÑOR.
2
Y aconteció que desde el día que llegó el arca a Quiriat-jearim pasaron muchos días, veinte años;
y toda la casa de Israel se lamentaba en pos del SEÑOR.
3
¶ Y habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis al SEÑOR, quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros, y preparad vuestro corazón al SEÑOR, y servidle sólo a él, y él os librará de mano de los filisteos.
4
Entonces los hijos de Israel quitaron a los baales y a Astarot, y sirvieron sólo al SEÑOR.
5
Y Samuel dijo: Juntad a todo Israel en Mizpa, y yo oraré por vosotros al SEÑOR.
6
Y juntándose en Mizpa, sacaron agua, y la derramaron delante del SEÑOR, y ayunaron aquel día, y dijeron allí: Contra el SEÑOR hemos pecado.
Y juzgó Samuel a los hijos de Israel en Mizpa.
7
¶ Y oyendo los filisteos que los hijos de Israel estaban reunidos en Mizpa, subieron los cardinales de los filisteos contra Israel.
Lo cual cuando lo oyeron los hijos de Israel, tuvieron temor de los filisteos.
8
Y dijeron los hijos de Israel a Samuel: No ceses de clamar por nosotros al SEÑOR nuestro Dios, que nos salve de la mano de los filisteos.
9
Y Samuel tomó un cordero de leche, y lo sacrificó entero al SEÑOR en holocausto;
y clamó Samuel al SEÑOR por Israel, y el SEÑOR le oyó.
10
Y aconteció que estando Samuel sacrificando el holocausto, los filisteos llegaron para pelear con Israel.
Mas el SEÑOR tronó aquel día con gran estruendo sobre los filisteos, y los quebrantó, y fueron vencidos delante de Israel.
11
Y saliendo los de Israel de Mizpa, siguieron a los filisteos, hiriéndolos hasta que llegaron mas abajo de Bet-car.
12
Tomó luego Samuel una piedra, y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó el SEÑOR.
13
Fueron, pues, los filisteos humillados, y no vinieron más al término de Israel;
y la mano del SEÑOR estuvo contra los filisteos todo el tiempo de Samuel.
14
Y fueron restituidas a Israel las ciudades que los filisteos habían tomado a los israelitas, desde Ecrón hasta Gat, con sus términos;
e Israel las libró de mano de los filisteos.
Y hubo paz entre Israel y el amorreo.
15
Y juzgó Samuel a Israel todo el tiempo que vivió.
16
Y todos los años iba y daba vuelta a Bet-el, a Gilgal, y a Mizpa, y juzgaba a Israel en todos estos lugares.
17
Volvía después a Ramá, porque allí estaba su casa, y allí también juzgaba a Israel;
y edificó allí un altar al SEÑOR.