1
¶ Y aconteció que cuando Samuel se hizo viejo, puso a sus hijos por jueces sobre Israel.
2
Y el nombre de su hijo primogénito fue Joel, y el nombre del segundo, Abías;
los cuales fueron jueces en Beerseba.
3
Mas no anduvieron sus hijos por los caminos de su padre, antes se recostaron tras la avaricia, recibiendo soborno y pervirtiendo el derecho.
4
Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron a Samuel en Ramá,
5
y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no van por tus caminos;
por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todos los gentiles.
6
Y desagradó a Samuel esta palabra que dijeron: Danos rey que nos juzgue.
Y Samuel oró al SEÑOR.
7
Y dijo el SEÑOR a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te dijeren;
porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos.
8
Conforme a todas las obras que han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy, que me han dejado y han servido a dioses ajenos, así hacen también contigo.
9
Ahora, pues, oye su voz;
mas protesta primero contra ellos declarándoles el derecho del rey que ha de reinar sobre ellos.
10
Y dijo Samuel todas las palabras del SEÑOR al pueblo que le había pedido rey.
11
Y dijo: Este será el derecho del rey que hubiere de reinar sobre vosotros;
tomará vuestros hijos, y los pondrá en sus carros, y en su gente de a caballo, para que corran delante de su carro.
12
Y se elegirá capitanes de mil, y capitanes de cincuenta;
los pondrá asimismo a que aren sus campos, y sieguen sus mieses, y a que hagan sus armas de guerra, y los pertrechos de sus carros.
13
Tomará también a vuestras hijas para que sean perfumadoras, cocineras, y amasadoras.
14
Asimismo tomará vuestras tierras, vuestras viñas, y vuestros buenos olivares, y los dará a sus siervos.
15
El diezmará vuestras simientes y vuestras viñas, para dar a sus eunucos y a sus siervos.
16
El tomará vuestros siervos, y vuestras siervas, y vuestros buenos mancebos, y vuestros asnos, y con ellos hará sus obras.
17
Diezmará también vuestro rebaño, y finalmente seréis sus siervos.
18
Y clamaréis aquel día a causa de vuestro rey que os habréis elegido, mas el SEÑOR no os oirá en aquel día.
19
Pero el pueblo no quiso oír la voz de Samuel;
antes dijeron: No, sino que habrá rey sobre nosotros;
20
y nosotros seremos también como todos los gentiles, y nuestro rey nos gobernará, y saldrá delante de nosotros, y hará nuestras guerras.
21
Y oyó Samuel todas las palabras del pueblo, y las refirió en oídos del SEÑOR.
22
Y el SEÑOR dijo a Samuel: Oye su voz, y pon rey sobre ellos.
Entonces dijo Samuel a los varones de Israel: Idos cada uno a su ciudad.