1
Resta pues, hermanos, que os roguemos y exhortemos en el Señor Jesús, que de la manera que fuisteis enseñados de nosotros de cómo os conviene andar, y agradar a Dios, así vayáis creciendo.
2
Porque ya sabéis qué mandamientos os dimos por el Señor Jesús.
3
Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación;
que os apartéis de fornicación;
4
que cada uno de vosotros sepa tener su vaso en santificación y honestidad;
5
no con afecto de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios:
6
que ninguno oprima, ni calumnie en nada a su hermano;
porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y protestado.
7
Porque no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.
8
Así que, el que nos menosprecia, no menosprecia a hombre, sino a Dios, el cual también nos dio su Espíritu Santo.
9
¶ Mas acerca del amor entre los hermanos no tenéis necesidad que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os mostréis caridad los unos a los otros;
10
y también lo hacéis así con todos los hermanos que están por toda Macedonia.
Pero os rogamos, hermanos, que vayáis creciendo;
11
y que procuréis tener quietud, y hacer vuestros negocios, y que obréis con vuestras manos de la manera que os hemos mandado;
12
y que andéis honestamente para con los extraños, y que nada de ninguno deseéis.
13
Tampoco, hermanos, queremos que ignoréis acerca de los que duermen.
Que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.
14
Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con él a los que durmieron en Jesús.
15
Por lo cual, os decimos esto en Palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que quedamos hasta la venida del Señor, no seremos delanteros a los que durmieron.
16
Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de Arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo;
y los muertos en el Cristo resucitarán primero;
17
luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, y juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes a recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
18
Por tanto, consolaos los unos a los otros en estas palabras.