1
A los dieciocho años del rey Jeroboam, reinó Abías sobre Judá.
2
Y reinó tres años en Jerusalén.
El nombre de su madre fue Micaías hija de Uriel de Gabaa.
Y hubo guerra entre Abías y Jeroboam.
3
Entonces ordenó Abías batalla con el ejército de los valerosos en la guerra, cuatrocientos mil hombres escogidos;
y Jeroboam ordenó batalla contra él con ochocientos mil hombres escogidos, fuertes y valerosos.
4
Y se levantó Abías sobre el monte de Zemaraim, que es en los montes de Efraín, y dijo: Oídme, Jeroboam y todo Israel.
5
¿No sabéis vosotros, que el SEÑOR Dios de Israel dio el reino a David sobre Israel para siempre, a él y a sus hijos en alianza de sal?
6
Pero Jeroboam hijo de Nabat, siervo de Salomón hijo de David, se levantó y se rebeló contra su señor;
7
y que se allegaron a él hombres vanos, hijos de Belial, y pudieron más que Roboam hijo de Salomón, porque Roboam era joven y tierno de corazón, y no se defendió de ellos.
8
Y ahora vosotros consultáis para fortificaros contra el reino del SEÑOR que está en mano de los hijos de David;
porque sois muchos, y tenéis con vosotros los becerros de oro que Jeroboam os hizo por dioses.
9
¿No echasteis vosotros a los sacerdotes del SEÑOR, a los hijos de Aarón, y a los levitas, y os habéis hecho sacerdotes a la manera de los pueblos de otras tierras, para que cualquiera venga a consagrarse con un becerro y siete carneros, y así sea sacerdote de los que no son dioses?
10
Mas en cuanto a nosotros, el SEÑOR es nuestro Dios, y no le hemos dejado;
y los sacerdotes que ministran al SEÑOR son los hijos de Aarón, y los levitas son los que están en la obra;
11
los cuales queman al SEÑOR los holocaustos cada mañana y cada tarde, y el incienso aromático;
y ponen los panes sobre la mesa limpia, y el candelero de oro con sus lámparas para que ardan cada tarde;
porque nosotros guardamos la ordenanza del SEÑOR nuestro Dios;
mas vosotros le habéis dejado.
12
Y he aquí Dios está con nosotros por capitán, y sus sacerdotes con las trompetas para que suenen alarma contra vosotros.
Oh hijos de Israel, no peleéis contra el SEÑOR Dios de vuestros padres, porque no os sucederá bien.
13
Pero Jeroboam hizo girar una emboscada para venir a ellos por la espalda;
y estando así delante de ellos, la emboscada estaba a espaldas de Judá.
14
Entonces cuando miró Judá, he aquí que tenía batalla por delante y a las espaldas;
por lo que clamaron al SEÑOR, y los sacerdotes tocaron las trompetas,
15
y los de Judá gritaron.
Y cuando ellos gritaron, Dios desbarató a Jeroboam y a todo Israel delante de Abías y de Judá.
16
Y huyeron los hijos de Israel delante de Judá, y Dios los entregó en sus manos.
17
Y Abías y su pueblo hacían en ellos gran mortandad;
y cayeron heridos de Israel quinientos mil hombres escogidos.
18
Así fueron humillados los hijos de Israel en aquel tiempo;
mas los hijos de Judá se fortificaron, porque se apoyaban en el SEÑOR Dios de sus padres.
19
Y siguió Abías a Jeroboam, y le tomó algunas ciudades, a Bet-el con sus aldeas, a Jesana con sus aldeas, y a Efrón con sus aldeas.
20
¶ Y nunca más tuvo Jeroboam poderío en los días de Abías;
y le hirió el SEÑOR, y murió.
21
Pero se fortificó Abías;
y tomó catorce mujeres, y engendró veintidós hijos, y dieciséis hijas.
22
Los demás hechos de Abías, sus caminos, y sus palabras, están escritos en la historia de Iddo profeta.