1
Y durmió Josafat con sus padres, y lo sepultaron con sus padres en la ciudad de David.
Y reinó en su lugar Joram su hijo.
2
Este tuvo hermanos, hijos de Josafat, a Azarías, Jehiel, Zacarías, Azarías, Micael, y Sefatías.
Todos éstos fueron hijos de Josafat rey de Israel.
3
Y su padre les había dado muchos dones de oro y de plata, y cosas preciosas, y ciudades fuertes en Judá;
mas había dado el reino a Joram, porque él era el primogénito.
4
Y se levantó Joram contra el reino de su padre;
y se hizo fuerte, y mató a espada a todos sus hermanos, y asimismo a algunos de los príncipes de Israel.
5
Cuando comenzó a reinar era de treinta y dos años, y reinó ocho años en Jerusalén.
6
Y anduvo en el camino de los reyes de Israel, como hizo la casa de Acab;
porque tenía por mujer a la hija de Acab, e hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR.
7
Mas el SEÑOR no quiso destruir la casa de David, por la alianza que con David había hecho, y porque le había dicho que le daría lámpara a él y a sus hijos perpetuamente.
8
En los días de éste se rebeló Edom, para no estar bajo el poder de Judá, y pusieron rey sobre sí.
9
Entonces pasó Joram con sus príncipes, y consigo todos sus carros;
y se levantó de noche, e hirió a Edom que le habían cercado, y a todos los príncipes de sus carros.
10
Con todo eso Edom quedó rebelado, sin estar bajo la mano de Judá hasta hoy.
También se rebeló en el mismo tiempo Libna para no estar bajo su mano;
por cuanto él había dejado al SEÑOR el Dios de sus padres.
11
Además de esto hizo lugares altos en los montes de Judá, e hizo que los moradores de Jerusalén fornicaran, y a ello impelió a Judá.
12
¶ Y le llegaron letras del profeta Elías, que decían así: El SEÑOR, el Dios de David tu padre, ha dicho así: Por cuanto no has andado en los caminos de Josafat tu padre, ni en los caminos de Asa, rey de Judá,
13
antes has andado en el camino de los reyes de Israel, y has hecho que fornicara Judá, y los moradores de Jerusalén, como fornicó la casa de Acab;
y además has dado muerte a tus hermanos, a la casa de tu padre, los cuales eran mejores que tú,
14
he aquí el SEÑOR herirá tu pueblo de una gran plaga, a tus hijos a tus mujeres, y a toda tu hacienda;
15
y a ti con muchas enfermedades, con enfermedad de tus entrañas, hasta que las entrañas se te salgan a causa de la enfermedad de cada día.
16
Entonces despertó el SEÑOR contra Joram el espíritu de los filisteos, y de los árabes que estaban junto a los etíopes;
17
y subieron contra Judá, e invadieron la tierra, y saquearon toda la hacienda que hallaron en la casa del rey, a sus hijos, y a sus mujeres;
de modo que no le quedó hijo, sino Joacaz el menor de sus hijos.
18
Después de todo esto el SEÑOR lo hirió en las entrañas con una enfermedad incurable.
19
Y aconteció que, pasando un día tras otro, al fin, al cabo de dos años, las entrañas se le salieron por la enfermedad, muriendo así de enfermedad muy penosa.
Y no le hizo quema su pueblo, como las había hecho a sus padres.
20
Cuando comenzó a reinar era de treinta y dos años, y reinó en Jerusalén ocho años;
y se fue sin ser deseado.
Y lo sepultaron en la ciudad de David, mas no en los sepulcros de los reyes.