1
Mas el séptimo año se animó Joiada, y tomó a los centuriones, a Azarías hijo de Jeroham, a Ismael hijo de Johanán, a Azarías hijo de Obed, a Maasías hijo de Adaía, y a Elisafat hijo de Zicri, y entró en pacto con ellos;
2
los cuales rodeando Judá, juntaron a los levitas de todas las ciudades de Judá, y a las cabezas de los padres de Israel, y vinieron a Jerusalén.
3
Y toda la congregación hizo pacto con el rey en la Casa de Dios.
Y él les dijo: He aquí el hijo del rey, el cual reinará, como el SEÑOR lo tiene dicho de los hijos de David.
4
Lo que habéis de hacer es: la tercera parte de vosotros, los que entran el sábado, estarán de porteros a las puertas con los sacerdotes y los levitas;
5
una tercera parte, a la casa del rey;
y otra tercera parte, a la puerta del Cimiento;
y todo el pueblo estará en los atrios de la Casa del SEÑOR.
6
Y ninguno entre en la Casa del SEÑOR, sino los sacerdotes y los levitas que sirven;
éstos entrarán, porque son santos;
y todo el pueblo hará la guardia del SEÑOR.
7
Y los levitas rodearán al rey por todas partes, y cada uno tendrá sus armas en la mano;
y cualquier extraño que entrare en la Casa, morirá;
y estaréis con el rey cuando entrare, y cuando saliere.
8
Y los levitas y todo Judá lo hicieron todo como lo había mandado el sacerdote Joiada;
y tomó cada uno los suyos, los que entraban el sábado, y los que salían el sábado;
porque el sacerdote Joiada no dio licencia a las compañías.
9
Dio también el sacerdote Joiada a los centuriones las lanzas, los paveses y los escudos que habían sido del rey David, que estaban en la Casa de Dios;
10
y puso en orden a todo el pueblo, teniendo cada uno su espada en la mano, desde el rincón derecho de la Casa hasta el izquierdo, hacia el altar y la Casa, en derredor del rey por todas partes.
11
Entonces sacaron al hijo del rey, y le pusieron la corona y el Testimonio, y le hicieron rey;
y Joiada y sus hijos lo ungieron, diciendo: ¡Viva el rey!
12
Y cuando Atalía oyó el estruendo del pueblo que corría, y de los que alababan al rey, vino al pueblo en la Casa del SEÑOR;
13
y mirando, vio al rey que estaba junto a su columna a la entrada, y los príncipes y los trompetas junto al rey, y que todo el pueblo de la tierra hacía alegrías, y sonaban las trompetas, y cantaban con instrumentos de música los que sabían alabar.
Entonces Atalía rasgó sus vestidos, y dijo: ¡Conjuración, conjuración!
14
Y sacando el sumo sacerdote Joiada los centuriones y capitanes del ejército, les dijo: Sacadla fuera de la Casa;
y el que la siguiere, muera a espada;
porque el sacerdote había mandado que no la mataran en la Casa del SEÑOR.
15
Y ellos pusieron las manos en ella, y ella entró en la entrada de la puerta de los caballos de la casa del rey, y allí la mataron.
16
¶ Y Joiada hizo pacto entre sí y todo el pueblo y el rey, que serían pueblo del SEÑOR.
17
Después de esto llegó todo el pueblo a la casa de Baal, y lo derribaron, y también sus altares;
y quebraron sus imágenes, y mataron delante de los altares a Matán, sacerdote de Baal.
18
Luego ordenó Joiada los oficios en la Casa del SEÑOR bajo la mano de los sacerdotes levitas, según David los había distribuido en la Casa del SEÑOR, para ofrecer al SEÑOR los holocaustos, como está escrito en la ley de Moisés, con gozo y cantares, conforme a la ordenación de David.
19
Puso también porteros a las puertas de la Casa del SEÑOR, para que por ninguna vía entrara ningún inmundo.
20
Tomó después los centuriones, y los principales, y los que gobernaban el pueblo;
y a todo el pueblo de la tierra, y llevó al rey desde la Casa del SEÑOR;
y viniendo por medio de la puerta mayor de la casa del rey, sentaron al rey sobre el trono del reino.
21
Y todo el pueblo del país hizo alegrías;
y la ciudad tuvo reposo;
después que mataron a Atalía a espada.