1
De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y cincuenta y cinco años reinó en Jerusalén.
2
E hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR, conforme a las abominaciones de los gentiles que había echado el SEÑOR delante de los hijos de Israel.
3
Porque él reedificó los altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a los Baales, e hizo bosques, y adoró a todo el ejército de los cielos, y a él sirvió.
4
Edificó también altares en la Casa del SEÑOR, de la cual había dicho el SEÑOR: En Jerusalén será mi Nombre perpetuamente.
5
Edificó asimismo altares a todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la Casa del SEÑOR.
6
Y pasó sus hijos por fuego en el valle de los hijos de Hinom;
y observaba en los tiempos, miraba en agüeros, y era dado a adivinaciones, consultando espiritistas y encantadores;
se multiplicó en hacer lo malo ante los ojos del SEÑOR, para irritarle.
7
A más de esto puso una imagen de fundición, que hizo, en la Casa de Dios, de la cual había dicho Dios a David y a Salomón su hijo: En esta Casa y en Jerusalén, la cual yo elegí sobre todas las tribus de Israel, pondré mi nombre para siempre;
8
y nunca más quitaré el pie de Israel de la tierra que yo entregué a vuestros padres, a condición que guarden y hagan todas las cosas que yo les he mandado, toda la ley, estatutos, y derechos, por mano de Moisés.
9
Así que Manasés engañó a Judá y a los moradores de Jerusalén, para hacer más mal que los gentiles que el SEÑOR destruyó delante de los hijos de Israel.
10
Y habló el SEÑOR a Manasés y a su pueblo, mas ellos no escucharon;
11
por lo cual el SEÑOR trajo contra ellos los príncipes del ejército del rey de los asirios, los cuales aprisionaron con grillos de bronce a Manasés, y lo llevaron a Babilonia.
12
¶ Mas luego que fue puesto en angustias, oró ante el SEÑOR su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres.
13
Y cuando oró a él, fue oído;
porque él oyó su oración, y le devolvió a Jerusalén, a su reino.
Entonces conoció Manasés que el SEÑOR era Dios.
14
Después de esto edificó el muro de afuera de la ciudad de David, al occidente de Gihón en el valle, y a la entrada de la puerta del pescado, y cercó a Ofel, y lo alzó muy alto;
y puso capitanes de ejército en todas las ciudades fuertes por Judá.
15
Asimismo quitó los dioses ajenos, y el ídolo de la Casa del SEÑOR, y todos los altares que había edificado en el monte de la Casa del SEÑOR y en Jerusalén, y los echó fuera de la ciudad.
16
Y reparó el altar del SEÑOR, y sacrificó sobre él sacrificios pacíficos y de alabanza;
y mandó a Judá que sirvieran al SEÑOR Dios de Israel.
17
Pero el pueblo aun sacrificaba en los lugares altos, aunque al SEÑOR su Dios.
18
Los demás hechos de Manasés, y su oración a su Dios, y las palabras de los videntes que le hablaron en nombre del SEÑOR Dios de Israel, he aquí todo está escrito en los hechos de los reyes de Israel.
19
Su oración también, y cómo fue oído, todos sus pecados, y su prevaricación, los sitios donde edificó lugares altos y había puesto bosques e ídolos antes que se humillara, he aquí estas cosas están escritas en las palabras de los videntes.
20
Y durmió Manasés con sus padres, y lo sepultaron en su casa;
y reinó en su lugar Amón su hijo.
21
De veintidós años era Amón cuando comenzó a reinar, y dos años reinó en Jerusalén.
22
E hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR, como había hecho Manasés su padre;
porque a todos los ídolos que su padre Manasés había hecho, sacrificó y sirvió Amón.
23
Mas nunca se humilló delante del SEÑOR, como se humilló Manasés su padre;
antes Amón multiplicó la culpa.
24
Y conspiraron contra él sus siervos, y le mataron en su casa.
25
Mas el pueblo de la tierra hirió a todos los que habían conspirado contra el rey Amón;
y el pueblo de la tierra puso por rey en su lugar a Josías su hijo.