1
Esta tercera vez voy a vosotros.
En la boca de dos o de tres testigos consistirá toda palabra.
2
Ya he dicho antes, y ahora digo otra vez como si fuera presente por segunda vez, y ahora ausente lo escribo a los que antes pecaron, y a todos los demás, que si voy otra vez, no perdonaré;
3
pues buscáis una prueba de Cristo que habla en mí, el cual no es flaco para con vosotros, antes es poderoso en vosotros.
4
Porque aunque fue colgado en un madero por flaqueza, sin embargo vive por potencia de Dios.
Por lo cual también nosotros somos flacos en él, sin embargo viviremos con él por la potencia de Dios en vosotros.
5
Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe;
probaos a vosotros mismos.
¿No os conocéis a vosotros mismos, si Jesús, el Cristo, está en vosotros? Si ya no sois reprobados.
6
Mas espero que conoceréis que nosotros no estamos reprobados.
7
Pero oramos a Dios que ninguna cosa mala hagáis;
no para que nosotros seamos hallados aprobados, sino para que vosotros hagáis lo que es bueno, aunque nosotros seamos tenidos por reprobados.
8
Porque ninguna cosa podemos contra la verdad, sino por la verdad.
9
Por lo cual nos gozamos que seamos nosotros flacos, y que vosotros seáis poderosos;
y aun oramos por vuestra perfección.
10
Por tanto os escribo esto ausente, por no trataros en presencia con más dureza, conforme a la potestad que el Señor me ha dado para edificación, y no para destrucción.
11
Resta, hermanos, que tengáis gozo, seáis perfectos, tengáis consolación, sintáis una misma cosa, tengáis paz;
y el Dios de paz y de caridad sea con vosotros.
12
Saludaos los unos a los otros con beso santo.
13
Todos los santos os saludan.
14
La gracia del Señor Jesús, el Cristo, y la caridad de Dios, y la comunicación del Espíritu Santo sea con todos vosotros.
Amén.