1
¶ Por lo cual teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos alcanzado, no faltamos;
2
antes quitamos de nosotros todo escondrijo de vergüenza, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino en manifestación de la verdad, encomendándonos a nosotros mismos a toda conciencia humana delante de Dios.
3
Que si nuestro Evangelio está encubierto, a los que se pierden está encubierto;
4
en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del Evangelio de la gloria del Cristo, el cual es la imagen de Dios.
5
Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús, el Señor;
y nosotros, vuestros siervos por Jesús.
6
Porque el Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciera la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la claridad de Dios en la faz del Cristo Jesús.
7
Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la alteza sea de la virtud de Dios, y no de nosotros.
8
¶ En todo somos atribulados, mas no angustiados;
dudamos (de nuestra vida), mas no desesperamos;
9
padecemos persecución, mas no somos desamparados en ella;
somos abatidos, mas no perecemos;
10
llevando siempre por todas partes la mortificación del Señor Jesús en nuestro cuerpo, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestros cuerpos.
11
Porque nosotros que vivimos, siempre somos entregados a muerte por Jesús, para que también la vida de Jesús sea manifestada en nuestra carne mortal.
12
De manera que la muerte obra en nosotros, y en vosotros la vida.
13
Mas porque tenemos el mismo Espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual también hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos,
14
estando ciertos que el que levantó al Señor Jesús, a nosotros también nos levantará por Jesús, y nos pondrá con vosotros.
15
Porque todas estas cosas padecemos por vosotros, para que abundando la gracia por muchos, en la acción de gracias abunde también la gloria de Dios.
16
Por tanto, no faltamos;
antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior sin embargo se renueva de día en día.
17
Porque nuestra tribulación, que al presente es momentáneo y leve, nos obra en sobremanera un alto y eterno peso de gloria;
18
no mirando nosotros a lo que se ve, sino a lo que no se ve;
porque lo que se ve, temporal es;
mas lo que no se ve, eterno.