1
De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén cincuenta y cinco años;
el nombre de su madre fue Hepsiba.
2
E hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR, según las abominaciones de los gentiles que el SEÑOR había echado delante de los hijos de Israel.
3
Porque él volvió a edificar los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a Baal, e hizo bosque, como había hecho Acab rey de Israel;
y adoró a todo el ejército del cielo, y sirvió a aquellas cosas.
4
Asimismo edificó altares en la Casa del SEÑOR, de la cual el SEÑOR había dicho: Yo pondré mi nombre en Jerusalén.
5
Y edificó altares para todo el ejército del cielo en los dos atrios de la casa del SEÑOR.
6
Y pasó a su hijo por fuego, y miró en tiempos, y fue agorero, e instituyó espiritistas y adivinos, y multiplicó a hacer lo malo en ojos del SEÑOR, para provocarlo a ira.
7
Y puso una entalladura del bosque que él había hecho, en la Casa de la cual había el SEÑOR dicho a David y a Salomón su hijo: Yo pondré mi nombre perpetuamente en esta Casa, y en Jerusalén, a la cual escogí de todas las tribus de Israel;
8
y no volveré a hacer que el pie de Israel sea movido de la tierra que di a sus padres, con tal que guarden y hagan conforme a todas las cosas que yo les he mandado, y conforme a toda la ley que mi siervo Moisés les mandó.
9
Mas ellos no escucharon;
y Manasés los hizo errar a que hicieran más mal que los gentiles que el SEÑOR rayó de delante de los hijos de Israel.
10
¶ Y habló el SEÑOR por mano de sus siervos los profetas, diciendo:
11
Por cuanto Manasés rey de Judá ha hecho estas abominaciones, y ha hecho más mal que todo lo que hicieron los amorreos que fueron antes de él, y también ha hecho pecar a Judá con sus ídolos;
12
por tanto, así dice el SEÑOR Dios de Israel: He aquí yo traigo tal mal sobre Jerusalén y sobre Judá, que el que lo oyere, le retiñirán ambos oídos.
13
Y extenderé sobre Jerusalén el cordel de Samaria, y el plomo de la casa de Acab;
y yo limpiaré a Jerusalén como se limpia un vaso, que después que lo han limpiado, lo vuelven sobre su faz.
14
Y desampararé el remanente de mi heredad, y las entregaré en manos de sus enemigos;
y serán para presa y para despojo a todos sus adversarios;
15
por cuanto han hecho lo malo ante mis ojos, y me han provocado a ira, desde el día que sus padres salieron de Egipto hasta hoy.
16
Fuera de esto, derramó Manasés mucha sangre inocente en gran manera, hasta llenar a Jerusalén de extremo a extremo, además de su pecado con que hizo pecar a Judá, para que hiciera lo malo ante los ojos del SEÑOR.
17
Los demás hechos de Manasés, y todas las cosas que hizo, y su pecado que cometió, ¿no está todo escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?
18
¶ Y durmió Manasés con sus padres, y fue sepultado en el huerto de su casa, en el huerto de Uza;
y reinó en su lugar Amón su hijo.
19
De veintidós años era Amón cuando comenzó a reinar, y reinó dos años en Jerusalén.
El nombre de su madre fue Mesulemet hija de Haruz de Jotba.
20
E hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR, como había hecho Manasés su padre.
21
Y anduvo en todos los caminos en que su padre anduvo, y sirvió a los ídolos a los cuales había servido su padre, y a ellos adoró;
22
y dejó al SEÑOR Dios de sus padres, y no anduvo en el camino del SEÑOR.
23
Y los siervos de Amón conspiraron contra él, y mataron al rey en su casa.
24
Entonces el pueblo de la tierra hirió a todos los que habían conspirado contra el rey Amón;
y puso el pueblo de la tierra por rey en su lugar a Josías su hijo.
25
Los demás hechos de Amón, ¿no está todo escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?
26
Y fue sepultado en su sepulcro en el huerto de Uza, y reinó en su lugar Josías su hijo.