1
Y Joram hijo de Acab comenzó a reinar en Samaria sobre Israel el año dieciocho de Josafat rey de Judá;
y reinó doce años.
2
E hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR, aunque no como su padre y su madre;
porque quitó las estatuas de Baal que su padre había hecho.
3
Mas se dio a los pecados de Jeroboam, hijo de Nabat, que hizo pecar a Israel;
y no se apartó de ellos.
4
Entonces Mesa rey de Moab era pastor, y pagaba al rey de Israel cien mil corderos y cien mil carneros con sus vellones.
5
Mas muerto Acab, el rey de Moab se rebeló contra el rey de Israel.
6
Y salió entonces de Samaria el rey Joram, y reconoció a todo Israel.
7
Y fue y envió a decir a Josafat rey de Judá: El rey de Moab se ha rebelado contra mí;
¿irásconmigo a la guerra contra Moab? Y él respondió: Iré, porque como yo, así tú;
como mi pueblo, así tu pueblo;
como mis caballos, así también tus caballos.
8
Y dijo: ¿Por qué camino iremos? Y él respondió: Por el camino del desierto de Idumea.
9
Partieron, pues, el rey de Israel, el rey de Judá, y el rey de Idumea;
y como anduvieron rodeando por el desierto siete días de camino, les faltó agua para el ejército, y para las bestias que los seguían.
10
Entonces el rey de Israel dijo: ¡Ay! que ha llamado el SEÑOR estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas.
11
Mas Josafat dijo: ¿No hay aquí profeta del SEÑOR, para que consultemos al SEÑOR por él? Y uno de los siervos del rey de Israel respondió y dijo: Aquí está Eliseo hijo de Safat, quien derramaba agua sobre las manos de Elías.
12
Y Josafat dijo: Este tendrá palabra del SEÑOR.
Y descendieron a él el rey de Israel, Josafat, y el rey de Idumea.
13
Entonces Eliseo dijo al rey de Israel: ¿Qué tengo yo contigo? Ve a los profetas de tu padre, y a los profetas de tu madre.
Y el rey de Israel le respondió: No;
porque ha juntado el SEÑOR estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas.
14
Y Eliseo dijo: Vive el SEÑOR de los ejércitos, en cuya presencia estoy, que si no tuviera respeto al rostro de Josafat rey de Judá, no te miraría a ti, ni te vería.
15
Mas ahora traedme un tañedor.
Y mientras el tañedor tocaba, la mano del SEÑOR vino sobre él;
16
y dijo: Así dijo el SEÑOR: Haced en este valle muchas acequias.
17
Porque el SEÑOR ha dicho así: No veréis viento, ni veréis lluvia, y este valle será lleno de agua, y beberéis vosotros, y vuestras bestias, y vuestros ganados.
18
Y esto es cosa ligera ante los ojos del SEÑOR;
dará también a los moabitas en vuestras manos.
19
Y heriréis a toda ciudad fortalecida y a toda villa escogida, y talaréis todo buen árbol, y cegaréis todas las fuentes de aguas, y destruiréis con piedras toda tierra fértil.
20
Y aconteció que por la mañana, cuando se ofrece el presente, he aquí vinieron aguas por el camino de Idumea, y la tierra fue llena de aguas.
21
Y todos los de Moab, cuando oyeron que los reyes subían a pelear contra ellos, se juntaron desde todos los que ceñían talabarte arriba, y se pusieron en la frontera.
22
Y cuando se levantaron por la mañana, y el sol salió sobre las aguas, vieron los de Moab delante de ellos las aguas bermejas como sangre;
23
y dijeron: ¡Esto es sangre! Los reyes se han revuelto, y cada uno ha dado muerte a su compañero.
Ahora pues, ¡Moab, a la presa!
24
Mas cuando llegaron al campamento de Israel, se levantaron los israelitas e hirieron a los de Moab, los cuales huyeron delante de ellos;
y los hirieron de nuevo;
y siguieron empero hiriendo todavía a los de Moab.
25
Y asolaron las ciudades, y en todas las heredades fértiles echó cada uno su piedra, y las llenaron;
taparon también todas las fuentes de las aguas, y derribaron todos los buenos árboles;
hasta que en Kir-hareset solamente dejaron sus piedras;
porque los honderos la cercaron, y la hirieron.
26
Y cuando el rey de Moab vio que la batalla lo vencía, tomó consigo setecientos varones que sacaban espada, para romper contra el rey de Idumea;
mas no pudieron.
27
Entonces arrebató a su primogénito que había de reinar en su lugar, y lo sacrificó en holocausto sobre el muro.
Y hubo grande enojo en Israel;
y se retiraron de él, y se volvieron a su tierra.