1
Resta, hermanos, que oréis por nosotros, que la Palabra del Señor corra y sea hecha ilustre así como entre vosotros;
2
y que seamos librados de hombres inoportunos y malos;
porque no es de todos la fe.
3
Mas fiel es el Señor, que os confirmará y guardará del mal.
4
Y tenemos confianza de vosotros en el Señor, que hacéis y haréis lo que os hemos mandado.
5
Y el Señor enderece vuestros corazones en la caridad de Dios, y en la esperanza del Cristo.
6
Pero os denunciamos, hermanos, en el nombre del Señor nuestro, Jesús el Cristo, que os apartéis de todo hermano que anduviere fuera de orden, y no conforme a la doctrina que recibieron de nosotros;
7
porque vosotros sabéis de qué manera es necesario imitarnos, porque no anduvimos desordenadamente entre vosotros,
8
ni comimos el pan de balde de ninguno;
sino obrando con trabajo y fatiga de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros;
9
no porque no tuviéramos potestad, sino por daros en nosotros un ejemplo, para que nos imitarais.
10
Porque aun estando con vosotros, os denunciábamos esto: Que si alguno no quisiere trabajar, tampoco coma.
11
Porque oímos que andan algunos entre vosotros fuera de orden, no trabajando en nada, sino ocupados en curiosear.
12
Y a los tales denunciamos y rogamos en el Señor nuestro, Jesús el Cristo, que, trabajando con silencio, coman su pan.
13
Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien.
14
Y si alguno no oyere a nuestra palabra por esta carta, notad al tal, y no os juntéis con él, para que se avergüence.
15
Y no lo tengáis como a enemigo, sino amonestadle como a hermano.
16
¶ Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera.
El Señor sea con todos vosotros.
17
Salud de mi mano, Pablo, que es signo en todas mis cartas: así escribo.
18
La gracia de nuestro Señor Jesús el Cristo sea con todos vosotros.
Amén.