1
¶ Y en el mismo tiempo el rey Herodes envió compañías de soldados para maltratar a algunos de la Iglesia.
2
Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan.
3
Y viendo que había agradado a los judíos, pasó adelante para prender también a Pedro.
(Eran entonces los días de los panes sin levadura.)
4
Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro cuaterniones de soldados que le guardaran, queriendo sacarle al pueblo después de la Pascua.
5
Así que, Pedro era guardado en la cárcel;
y la Iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.
6
Y cuando Herodes le había de sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, preso con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta, que guardaban la cárcel.
7
Y he aquí, el ángel del Señor sobrevino, y una luz resplandeció en la cárcel;
e hiriendo a Pedro en el lado, le despertó, diciendo: Levántate prestamente.
Y las cadenas se le cayeron de las manos.
8
Y le dijo el ángel: Cíñete, y átate tus sandalias.
Y lo hizo así.
Y le dijo: Rodéate tu ropa, y sígueme.
9
Y saliendo, le seguía;
y no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, mas pensaba que veía visión.
10
Y cuando pasaron la primera y la segunda guardia, vinieron a la puerta de hierro que va a la ciudad, la cual se les abrió de suyo;
y salidos, pasaron una calle;
y luego el ángel se apartó de él.
11
Entonces Pedro, volviendo en sí, dijo: Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo el pueblo de los judíos que me esperaba.
12
Y considerando esto, llegó a casa de María, la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban juntos orando.
13
Y tocando Pedro a la puerta del patio, salió una muchacha, para escuchar, llamada Rode,
14
La cual, cuando conoció la voz de Pedro, de gozo no abrió el postigo, sino corriendo adentro, dio la nueva de que Pedro estaba al postigo.
15
Y ellos le dijeron: Estás loca.
Mas ella afirmaba que así era.
Entonces ellos decían: Su ángel es.
16
Mas Pedro perseveraba en llamar;
y cuando abrieron, le vieron, y se espantaron.
17
Y él haciéndoles con la mano señal de que callaran, les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel.
Y dijo: Haced saber esto a Jacobo y a los hermanos.
Y salió, y se fue a otro lugar.
18
Luego que fue de día, hubo no poco alboroto entre los soldados sobre qué se había hecho de Pedro.
19
Mas Herodes, como le buscó y no le halló, hecha inquisición de los guardas, los mandó llevar.
Después descendiendo de Judea a Cesarea, se quedó allí.
20
¶ Y Herodes estaba enojado contra los de Tiro y los de Sidón;
pero ellos vinieron concordes a él, y sobornado Blasto, que era el camarero del rey, pedían paz;
porque las tierras de ellos eran abastecidas por las del rey.
21
Y un día señalado, Herodes vestido de ropa real, se sentó en el tribunal, y les arengó.
22
Y el pueblo aclamaba: Voz de Dios, y no de hombre.
23
Y luego el ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios;
y expiró comido de gusanos.
24
Mas la Palabra del Señor crecía y era multiplicada.
25
Y Bernabé y Saulo volvieron de Jerusalén cumplido su servicio, tomando también consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos.