1
¶ Y pasando por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde estaba la sinagoga de los judíos.
2
Y Pablo, como acostumbraba, entró a ellos, y por tres sábados disputó con ellos de las Escrituras,
3
declarando abiertamente y proponiendo, que convenía que el Cristo padeciera, y resucitara de los muertos;
y que este Jesús, el cual yo os anuncio, es el Cristo.
4
Y algunos de ellos creyeron, y se juntaron con Pablo y con Silas;
y de los griegos que adoraban grande multitud, y mujeres nobles no pocas.
5
Entonces los judíos que eran desobedientes, teniendo celos, tomaron consigo a algunos ociosos, hombres malos, y juntando compañía, alborotaron la ciudad;
y acometiendo a la casa de Jasón, procuraban sacarlos al pueblo.
6
Mas no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos hermanos a los gobernadores de la ciudad, dando voces: Que éstos son los que alborotan el mundo, y han venido acá;
7
a los cuales Jasón ha recibido;
y todos éstos hacen contra los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús.
8
Y alborotaron al pueblo y a los gobernadores de la ciudad, oyendo estas cosas.
9
Mas recibida satisfacción de Jasón y de los demás, los soltaron.
10
Entonces los hermanos, luego de noche, enviaron a Pablo y a Silas a Berea;
los cuales habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos.
11
Y fueron éstos más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras, para ver si estas cosas eran así.
12
Así que creyeron muchos de ellos;
y mujeres griegas honestas, y no pocos hombres.
13
Cuando entendieron los judíos de Tesalónica que también en Berea era anunciada la Palabra de Dios por Pablo, fueron allí, y también alborotaron al pueblo.
14
Pero luego los hermanos enviaron a Pablo que fuera hacia el mar;
y Silas y Timoteo se quedaron allí.
15
Y los que habían tomado a cargo a Pablo, le llevaron hasta Atenas;
y tomando orden de él para Silas y Timoteo, que vinieran a él lo más presto que pudieran, partieron.
16
¶ Y esperándolos Pablo en Atenas, su espíritu se deshacía en él viendo la ciudad dada a la idolatría.
17
Así que, disputaba en la sinagoga con los judíos y con los que adoraban;
y en la plaza cada día con los que concurrían.
18
Y algunos filósofos de los epicúreos y de los estoicos, disputaban con él;
y unos decían: ¿Qué quiere decir este palabrero? Y otros: Parece que es predicador de nuevos dioses;
porque les predicaba a Jesús y la resurrección.
19
Y tomándole, le trajeron al Areópago, diciendo: ¿Podremos saber qué sea esta nueva doctrina que dices?
20
Porque pones en nuestros oídos unas nuevas cosas, queremos pues saber qué quiere ser esto.
21
(Entonces todos los atenienses y los huéspedes extranjeros, ninguna otra cosa entendían, sino en decir o en oír alguna cosa nueva.)
22
Estando pues Pablo en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo os veo como más superticiosos;
23
porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO.
Aquel pues, que vosotros honráis sin conocerle, a éste os anuncio yo.
24
El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, éste, como es Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos de mano,
25
ni es honrado con manos de hombres, necesitado de algo;
pues él da a todos vida, y respiración, y todas las cosas;
26
y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habitaran sobre toda la faz de la tierra;
determinando las sazones (las cuales limitó) y puestos los términos de la habitación de ellos;
27
para que buscaran a Dios, si en alguna manera, palpando, le hallen;
aunque cierto no está lejos de cada uno de nosotros:
28
porque en él vivimos, y nos movemos, y somos;
como también algunos de vuestros poetas dijeron: Porque linaje de éste somos también.
29
Siendo pues linaje de Dios, no hemos de estimar la Divinidad ser semejante a oro, o a plata, o a piedra, con la marca de artificio o de imaginación de hombres.
30
Así que Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora denuncia a todos los hombres en todos los lugares que se arrepientan;
31
por cuanto ha establecido un día, en el cual ha de juzgar con justicia a todo el mundo, por aquel varón al cual determinó;
dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.
32
¶ Y así como oyeron de la resurrección de los muertos, unos se burlaban, y otros decían: Te oiremos acerca de esto otra vez.
33
Y así Pablo se salió de en medio de ellos.
34
Mas algunos creyeron, juntándose con él;
entre los cuales también fue Dionisio el del Areópago, y una mujer llamada Dámaris, y otros con ellos.