1
¶ Y después que cesó el alboroto, llamando Pablo a los discípulos, habiéndoles exhortado y abrazado, se despidió, y salió para ir a Macedonia.
2
Y después que hubo andado aquellas partes, y de exhortarles con abundancia de palabra, vino a Grecia.
3
Y después de haber estado allí tres meses, y habiendo de navegar a Siria, le fueron puestas asechanzas por los judíos;
y así tomó consejo de volverse por Macedonia.
4
Y le acompañaron hasta Asia, Sópater de Pirro, bereense, y los tesalonicenses, Aristarco y Segundo;
y Gayo de Derbe, y Timoteo;
y de Asia, Tíquico y Trófimo.
5
Estos yendo delante, nos esperaron en Troas.
6
Y nosotros, pasados los días de los panes sin levadura, navegamos de Filipos y vinimos a ellos a Troas en cinco días, donde estuvimos siete días.
7
¶ Y el primero de los sábados, juntos los discípulos a partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de partir al día siguiente;
y continuó la palabra hasta la medianoche.
8
Y había muchas lámparas en el aposento alto donde estaban juntos.
9
Y un joven llamado Eutico que estaba sentado en una ventana, tomado de un sueño profundo, como Pablo predicaba largamente, postrado del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue alzado muerto.
10
Entonces descendió Pablo, y se derribó sobre él, y abrazándole, dijo: No os alborotéis, que aún su alma está en él.
11
Después subiendo, y partiendo el pan, y gustando, habló largamente hasta el alba, y así salió.
12
Y llevaron al joven vivo, y fueron consolados no poco.
13
¶ Y nosotros subiendo en el navío, navegamos a Asón, para recibir de allí a Pablo;
pues así había determinado que debía él ir por tierra.
14
Cuando se juntó con nosotros en Asón, tomándole vinimos a Mitilene.
15
Y navegamos de allí, al día siguiente llegamos delante de Quío, y al otro día tomamos puerto en Samos;
y habiendo reposado en Trogilio, al día siguiente llegamos a Mileto.
16
Porque Pablo se había propuesto pasar adelante de Efeso, por no detenerse en Asia, porque se apresuraba por hacer el día de Pentecostés, si le fuera posible, en Jerusalén.
17
¶ Y enviando desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la Iglesia.
18
Y cuando vinieron a él, les dijo: Vosotros sabéis cómo, desde el primer día que entré en Asia, he estado con vosotros por todo el tiempo,
19
sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y tentaciones que me han venido por las asechanzas de los judíos;
20
como nada que fuera útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas,
21
testificando a los judíos y a los gentiles el arrepentimiento hacia Dios, y la fe en nuestro Señor Jesús, el Cristo.
22
Y ahora, he aquí, que yo atado del Espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer;
23
mas que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que prisiones y tribulaciones me esperan.
24
Mas de ninguna cosa hago caso, ni estimo mi vida preciosa paramismo;
solamente que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios.
25
Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, por quienes he pasado predicando el Reino de Dios, verá más mi rostro.
26
Por tanto, yo os protesto el día de hoy, que yo soy limpio de la sangre de todos;
27
porque no he rehuido de anunciaros todo el consejo de Dios.
28
Por tanto mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la Iglesia de Dios, la cual ganó por su sangre.
29
Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño;
30
y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas, para llevar discípulos tras sí.
31
Por tanto, velad, acordándoos que por tres años de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno de vosotros.
32
Y ahora también, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la Palabra de su gracia, el cual es poderoso para sobreedificar, y daros heredad con todos los santificados.
33
La plata, o el oro, o el vestido de nadie he codiciado.
34
Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario, y a los que están conmigo, estas manos me han servido.
35
En todo os he enseñado que, trabajando así, es necesario sobrellevar a los enfermos, y tener presente las palabras del Señor Jesús, el cual dijo: Más bienaventurada cosa es dar que recibir.
36
Cuando hubo dicho estas cosas, se puso de rodillas, y oró con todos ellos.
37
Entonces hubo gran lloro de todos;
y echándose en el cuello de Pablo, le besaban,
38
doliéndose en gran manera por la palabra que dijo, que no habían de ver más su rostro.
Y le acompañaron al navío.