1
Oíd esta palabra, porque yo levanto endecha sobre vosotros, Casa de Israel.
2
Cayó la virgen de Israel, no más podrá levantarse;
dejada fue sobre su tierra, no hay quien la levante.
3
Porque así dijo el Señor DIOS: La ciudad que sacaba mil, quedará con ciento;
y la que sacaba ciento, quedará con diez, en la casa de Israel.
4
Pero así dijo el SEÑOR a la Casa de Israel: Buscadme, y vivid;
5
y no busquéis a Bet-el ni entréis en Gilgal, ni paséis a Beerseba;
porque Gilgal será llevada en cautiverio, y Bet-el será deshecha.
6
Buscad al SEÑOR, y vivid;
no sea que hienda, como fuego, a la Casa de José, y la consuma, sin haber en Bet-el quien lo apague.
7
Los que convierten en ajenjo el juicio, y dejan de hacer la justicia en la tierra,
8
miren al que hace el Arcturo y el Orión, y las tinieblas vuelve en mañana, y hace oscurecer el día en noche;
el que llama a las aguas del mar, y las derrama sobre la faz de la tierra;
el SEÑOR es su nombre;
9
que da esfuerzo al despojador sobre el fuerte, y que el despojador venga contra la fortaleza.
10
Ellos aborrecieron en la puerta al reprensor, y al que hablaba lo recto abominaron.
11
Por tanto, puesto que vejáis al pobre y recibís de él carga de trigo;
edificasteis casas de sillares, mas no las habitaréis;
plantasteis hermosas viñas, mas no beberéis el vino de ellas.
12
Porque he sabido de vuestras muchas rebeliones, y de vuestros grandes pecados, que afligen al justo, y reciben rescate, y a los pobres en la puerta hacen perder su causa.
13
Por tanto, el prudente en tal tiempo calla, porque el tiempo es malo.
14
Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis;
porque así el SEÑOR Dios de los ejércitos será con vosotros, como decís.
15
Aborreced el mal, y amad el bien, y poned juicio en la puerta;
por ventura el SEÑOR, Dios de los ejércitos, tendrá piedad del remanente de José.
16
Por tanto, así dijo el SEÑOR, el Dios de los ejércitos, el Señor: En todas las plazas habrá llanto, y en todas las calles dirán: ¡Ay! ¡ay! Y al labrador llamarán a lloro, y a endecha a los que endechar supieren.
17
Y en todas las viñas habrá llanto;
porque pasaré por medio de ti, dijo el SEÑOR.
18
¡Ay de los que desean el día del SEÑOR! ¿Para qué queréis este día del SEÑOR? Será de tinieblas, y no de luz;
19
como el que huye de delante del león, y se topa con el oso;
o si entrare en casa y arrimare su mano a la pared, y le muerda la culebra.
20
¿No será el día del SEÑOR tinieblas, y no luz;
oscuridad, que no tiene resplandor?
21
Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me darán buen olor vuestras asambleas.
22
Y si me ofreciereis vuestros holocaustos y vuestros presentes, no los recibiré;
ni miraré a los sacrificios pacíficos de vuestros engordados.
23
Quita de mí la multitud de tus cantares, que no escucharé las salmodias de tus instrumentos.
24
Antes corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo.
25
¿Por ventura me ofrecisteis sacrificios y presente en el desierto en cuarenta años, casa de Israel?
26
Y ofrecisteis a Moloc vuestro rey, y a Quiún vuestros ídolos, la estrella de vuestros dioses que os hicisteis.
27
Os haré, pues, transportar más allá de Damasco, dijo el SEÑOR, cuyo Nombre es Dios de los ejércitos.