1
El SEÑOR me enseñó así: Y he aquí un canastillo de fruta de verano.
2
Y dijo: ¿Qué ves, Amós? Y dije: Un canastillo de fruta de verano.
Y el SEÑOR me dijo: Ha venido el fin sobre mi pueblo Israel;
nunca más le pasaré.
3
Y los cantores del templo aullarán en aquel día, dijo el Señor DIOS;
los cuerpos muertos serán aumentados en todo lugar echados en silencio.
4
Oíd esto, los que tragáis a los menesterosos, y taláis a los pobres de la tierra,
5
diciendo: Cuando pasare el mes, venderemos el trigo;
y pasado el sábado abriremos los alfolíes del pan, y achicaremos la medida, y engrandeceremos el precio, y falsearemos el peso engañoso;
6
y compraremos los pobres por dinero, y los necesitados por un par de zapatos, y venderemos los desechos del trigo.
7
El SEÑOR juró por la gloria de Jacob: No me olvidaré para siempre de todas sus obras.
8
¿No se ha de estremecer la tierra sobre esto? ¿Y todo habitador de ella no llorará? Y subirá toda como un río, y será arrojada, y será hundida como el río de Egipto.
9
Y acaecerá en aquel día, dijo el Señor DIOS, que haré que se ponga el sol al mediodía, y la tierra cubriré de tinieblas en el día claro.
10
Y tornaré vuestras fiestas en lloro, y todos vuestros cantares en endechas;
y haré poner cilicio sobre todo lomo, y peladura sobre toda cabeza;
y la tornaré como en llanto de unigénito, y su postrimería como día amargo.
11
He aquí vienen días, dijo el Señor DIOS, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra del SEÑOR.
12
E irán errantes de mar a mar;
desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra del SEÑOR, y no la hallarán.
13
En aquel tiempo las doncellas hermosas y los jóvenes desmayarán de sed.
14
Los que juran por las culpas de Samaria, y dicen: Vive tu Dios de Dan;
y: Vive el camino de Beerseba, caerán, y nunca más se levantarán.