1
En el tercer año de Ciro rey de Persia, fue revelada la Palabra a Daniel, cuyo nombre era Beltasar;
y la Palabra era verdadera, mas el tiempo señalado era largo, la cual palabra él entendió, y tuvo inteligencia en la visión.
2
En aquellos días yo, Daniel, me contristé tres semanas de días.
3
No comí pan delicado, ni entró carne ni vino en mi boca, ni me unté con ungüento, hasta que se cumplieron tres semanas de días.
4
Y a los veinticuatro días del mes primero estaba yo a la orilla del gran río Hidekel;
5
y alzando mis ojos miré, y he aquí un varón vestido de lienzos, y ceñidos sus lomos de oro muy fino;
6
y su cuerpo era como piedra de Tarsis (turquesa), y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce resplandeciente, y la voz de sus palabras como la voz de un ejército.
7
Y sólo yo, Daniel, vi aquella visión, y no la vieron los varones que estaban conmigo;
sino que cayó sobre ellos gran temor, y huyeron, y se escondieron.
8
Quedé, pues, yo solo, y vi esta gran visión, y no quedó en mí esfuerzo;
antes mi fuerza se me trocó en desmayo, sin retener vigor alguno.
9
Pero oí la voz de sus palabras;
y cuando oí la voz de sus palabras, fui adormecido sobre mi rostro, y mi rostro en tierra.
10
Y, he aquí, una mano me tocó, e hizo que me moviera sobre mis rodillas, y sobre las palmas de mis manos.
11
Y me dijo: Daniel, varón de deseos, está atento a las palabras que yo te hablaré, y levántate sobre tus pies;
porque yo soy enviado ahora a ti.
Y estando hablando conmigo esto, yo estaba temblando.
12
Y me dijo: Daniel, no temas, porque desde el primer día que diste tu corazón a entender, y a afligir tu alma delante de tu Dios, fueron oídas tus palabras;
y yo soy venido a causa de tus palabras.
13
Mas el príncipe del reino de Persia se puso contraveintiún días;
y he aquí, Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y yo quedé allí con los reyes de Persia.
14
Y he venido para hacerte saber lo que ha de venir a tu pueblo en los postreros días;
porque aún habrá visión para algunos días;
15
y estando hablando conmigo semejantes palabras, puse mis ojos en tierra, y enmudecí.
16
Y he aquí, como una semejanza de hijo de hombre tocó mis labios.
Y abrí mi boca, y hablé, y dije a aquel que estaba delante de mí: Señor mío, con la visión se trastornaron mis dolores sobre mí, y no me quedó fuerza.
17
¿Cómo, pues, podrá el siervo de mi Señor hablar con este mi Señor? Porque en este instante me faltó la fuerza, y no me quedó aliento.
18
Y aquella como semejanza de hombre me tocó otra vez, y me confortó;
19
y me dijo: Varón de deseos, no temas;
paz a ti;
ten buen ánimo, y aliéntate.
Y hablando él conmigo cobré yo vigor, y dije: Hable mi señor, porque me has fortalecido.
20
Y dijo: ¿Sabes por qué he venido a ti? Porque luego tengo que volver para pelear con el príncipe de Persia;
y al salir yo, luego viene el príncipe de Grecia.
21
Pero yo te declararé lo que está escrito en la escritura de verdad;
y ninguno hay que se esfuerce conmigo en estos asuntos, sino Miguel vuestro príncipe.