1
En el primer año de Belsasar rey de Babilonia, vio Daniel un sueño y visiones de su cabeza en su cama;
luego escribió el sueño, y anotó la suma de los negocios.
2
Habló Daniel y dijo: Veía yo en mi visión siendo de noche, y he aquí que los cuatro vientos del cielo combatían el gran mar.
3
Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían del mar.
4
La primera era como león, y tenía alas de águila.
Yo estaba mirando hasta tanto que sus alas fueron arrancadas, y fue quitada de la tierra;
y se puso enhiesta sobre los pies a manera de hombre, y le fue dado corazón de hombre.
5
Y he aquí otra segunda bestia, semejante a un oso, la cual se puso al lado, y tenía tres costillas entre sus dientes;
y le fue dicho así: Levántate, devora mucha carne.
6
Después de esto yo miraba, y he aquí otra, semejante a un tigre, y tenía cuatro alas de ave en sus espaldas;
tenía también esta bestia cuatro cabezas;
y le fue dada potestad.
7
Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible, y en gran manera fuerte;
la cual tenía unos dientes grandes de hierro;
devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies;
y era muy diferente de todas las bestias que habían sido antes de ella, y tenía diez cuernos.
8
Estando yo contemplando los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño subía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros;
y he aquí, en este cuerno había ojos como ojos de hombre, y una boca que hablaba grandezas.
9
Estuve mirando hasta que fueron puestas sillas;
y un Anciano de gran edad se sentó, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia;
su silla llama de fuego, sus ruedas fuego ardiente.
10
Un río de fuego procedía y salía de delante de él;
millares de millares le servían, y diez millares de diez millares asistían delante de él: el Juez se sentó, y los libros se abrieron.
11
Yo entonces miraba a causa de la voz de las grandes palabras que hablaba el cuerno;
miraba hasta tanto que mataron a la bestia, y su cuerpo fue deshecho, y entregado para ser quemado en el fuego.
12
Habían también quitado a las otras bestias su señorío, porque les había sido prolongada la vida tiempo y tiempo.
13
Veía en la visión de la noche, y he aquí en las nubes del cielo como un hijo de hombre que venía, y llegó hasta el Anciano de gran edad, y le hicieron llegar delante de él.
14
Y le dio señorío, gloria, y reino;
y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron;
su señorío, señorío eterno, que no será transitorio, y su Reino que no se corromperá.
15
Mi espíritu fue turbado, yo Daniel, en medio de mi cuerpo, y las visiones de mi cabeza me asombraron.
16
Me acerqué a uno de los que asistían, y le pregunté la verdad acerca de todo esto.
Y me habló, y me declaró la interpretación de los negocios.
17
Estas grandes bestias, las cuales son cuatro, cuatro reyes son, que se levantarán en la tierra.
18
Y tomarán el Reino del Santo Altísimo, y poseerán el Reino hasta el siglo, y hasta el siglo de los siglos.
19
Entonces tuve deseo de saber la verdad acerca de la cuarta bestia, que tan diferente era de todas las otras, espantosa en gran manera, que tenía dientes de hierro, y sus uñas eran de bronce, que devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies;
20
asimismo acerca de los diez cuernos que estaban en su cabeza, y del otro que había subido, de delante del cual habían caído tres;
y este mismo cuerno tenía ojos, y boca que hablaba grandezas, y su parecer era mayor que el de sus compañeros.
21
Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía,
22
hasta tanto que vino el Anciano de gran edad, y se dio el juicio a los santos del Altísimo;
y vino el tiempo, y los santos poseyeron el Reino.
23
Dijo así: La cuarta bestia será un cuarto rey en la tierra, el cual será más grande que todos los otros reinos, y a toda la tierra devorará, y la trillará, y la desmenuzará.
24
Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes;
y tras ellos se levantará otro, el cual será mayor que los primeros, y a tres reyes derribará.
25
Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en mudar los tiempos y la ley;
y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y el medio de un tiempo.
26
Y se sentará el Juez, y le quitarán su señorío, para destruir y para echar a perder hasta el fin;
27
y que el reino, y el señorío, y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al santo pueblo del Altísimo;
Su Reino, será Reino eterno, y todos los señoríos le servirán y escucharán.
28
Hasta aquí fue el fin de la palabra.
En cuanto a mí, Daniel, mis pensamientos me turbaron mucho, y mi rostro se me mudó;
mas la palabra la guardé en mi corazón.