1
¶ No sacrificarás al SEÑOR tu Dios buey, o cordero, en el cual haya falta o alguna cosa mala;
porque es abominación al SEÑOR tu Dios.
2
Cuando se hallare entre los tuyos, en alguna de tus ciudades que el SEÑOR tu Dios te da, hombre, o mujer, que haya hecho mal en ojos del SEÑOR tu Dios traspasando su pacto,
3
que hubiere ido y servido a dioses ajenos, y se hubiere inclinado a ellos, o al sol, o a la luna, o a todo el ejército del cielo, lo cual yo no he mandado;
4
y te fuere dado aviso, y, después que oyeres y hubieres indagado bien, la cosa parece de verdad cierta, que tal abominación ha sido hecha en Israel;
5
entonces sacarás al hombre o a la mujer que hubiere hecho esta mala cosa, a la puerta de la ciudad, hombre o mujer, y los apedrearás con piedras, y así morirán.
6
Por dicho de dos o de tres testigos, morirá el que hubiere de morir;
no morirá por el dicho de un solo testigo.
7
La mano de los testigos será primero sobre él para matarlo, y después la mano de todo el pueblo;
así quitarás el mal de en medio de ti.
8
Cuando alguna cosa te fuere difícil en el juicio entre sangre y sangre, entre causa y causa, y entre llaga y llaga, en negocios de rencillas en tus ciudades;
entonces te levantarás y subirás al lugar que el SEÑOR tu Dios escogiere;
9
y vendrás a los sacerdotes levitas, y al juez que fuere en aquellos días, y preguntarás;
y te enseñarán la palabra del juicio.
10
Y harás según la palabra que ellos te enseñarán, los del lugar que el SEÑOR escogiere, y guardarás de hacer según todo lo que te enseñaren.
11
Según la palabra de la ley, que ellos te enseñaren, y según el juicio que te dijeren, harás: no te apartarás ni a diestra ni a siniestra de la palabra que te enseñaren.
12
Y el hombre que procediere con soberbia, no escuchando al sacerdote que está para ministrar allí delante del SEÑOR tu Dios, o al juez, el tal varón morirá;
y quitarás el mal de Israel.
13
Y todo el pueblo oirá, y temerá, y no serán soberbios más.
14
Cuando hubieres entrado en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da, y la heredares, y habitares en ella, y dijeres: Pondré rey sobre mí, como todos los gentiles que están en mis alrededores;
15
sin duda pondrás por rey sobre ti al que el SEÑOR tu Dios escogiere;
de entre tus hermanos pondrás rey sobre ti;
no podrás poner sobre ti hombre extranjero, que no sea tu hermano.
16
Solamente que no se aumente de caballos, ni haga volver al pueblo a Egipto para aumentar caballos;
porque el SEÑOR os ha dicho: No procuraréis de volver más por este camino.
17
Ni aumentará paramujeres, para que su corazón no se desvíe;
ni plata ni oro se multiplicará mucho.
18
Y será, que cuando se asentare sobre el trono de su reino, se hará escribir copia de esta segunda ley en un libro en presencia de los sacerdotes levitas;
19
y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer al SEÑOR su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para hacerlos.
20
Para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra;
para que tenga largos días en su reino, él y sus hijos, en medio de Israel.