1
¶ No entrará en la congregación del SEÑOR el que fuere quebrado, ni el castrado.
2
No entrará bastardo en la congregación del SEÑOR;
ni aun en la décima generación entrará en la congregación del SEÑOR.
3
No entrará amonita ni moabita en la congregación del SEÑOR;
ni aun en la décima generación entrará en la congregación del SEÑOR para siempre;
4
por cuanto no os salieron a recibir con pan y agua al camino, cuando salisteis de Egipto;
y porque alquiló contra ti a Balaam hijo de Beor de Petor de Mesopotamia de Siria, para que te maldijera.
5
Mas no quiso el SEÑOR tu Dios oír a Balaam;
y el SEÑOR tu Dios te volvió la maldición en bendición, porque el SEÑOR tu Dios te amaba.
6
No procurarás la paz de ellos ni su bien en todos los días para siempre.
7
No abominarás al idumeo, que tu hermano es;
no abominarás al egipcio, que extranjero fuiste en su tierra.
8
Los hijos que nacieren de ellos, en la tercera generación entrarán en la congregación del SEÑOR.
9
Cuando salieres a campaña contra tus enemigos, guárdate de toda cosa mala.
10
Cuando hubiere en ti alguno que no fuere limpio por accidente de noche, saldrá del campamento, y no entrará en él.
11
Y será que al declinar de la tarde se lavará con agua, y cuando fuere puesto el sol, entrará en el campamento.
12
Y tendrás un lugar fuera del campamento, y saldrás allá fuera;
13
tendrás también una estaca entre tus armas;
y será que, cuando estuvieres allí fuera, cavarás con ella, y luego al volverte cubrirás tu excremento;
14
porque el SEÑOR tu Dios anda en medio de tu campamento, para librarte y para entregar tus enemigos delante de ti;
por tanto tu campamento será santo;
para que él no vea en ti cosa inmunda, y se vuelva de en pos de ti.
15
¶ No entregarás a su señor el siervo que huyere de su amo y acude a ti.
16
More contigo, entre vosotros, en el lugar que escogiere en alguna de tus ciudades, donde bien le estuviere;
no le harás fuerza.
17
No habrá prostitutas del culto pagano de las hijas de Israel, ni habrá prostitutos del culto pagano de los hijos de Israel.
18
No traerás precio de ramera, ni precio de perro (prostituto del culto pagano) a la casa del SEÑOR tu Dios por ningún voto;
porque abominación es al SEÑOR tu Dios así lo uno como lo otro.
19
No tomarás de tu hermano logro de dinero, ni logro de comida, ni logro de cosa alguna que se suele tomar.
20
Del extraño tomarás logro, mas de tu hermano no lo tomarás, para que te bendiga el SEÑOR tu Dios en toda obra de tus manos sobre la tierra a la cual entras para heredarla.
21
Cuando prometieres voto al SEÑOR tu Dios, no tardarás en pagarlo;
porque ciertamente lo demandará el SEÑOR tu Dios de ti, y habría en ti pecado.
22
Mas cuando te abstuvieres de prometer, no habrá en ti pecado.
23
Guardarás lo que tus labios pronunciaren;
y harás, como prometiste al SEÑOR tu Dios, lo que de tu libre voluntad hablaste por tu boca.
24
Cuando entrares en la viña de tu prójimo, comerás uvas hasta saciar tu deseo;
mas no pondrás en tu vaso.
25
Cuando entrares en la mies de tu prójimo, podrás cortar espigas con tu mano;
mas no aplicarás hoz a la mies de tu prójimo.