1
¶ Y mandó Moisés, con los ancianos de Israel, al pueblo, diciendo: Guardaréis todos los mandamientos que yo os mando hoy.
2
Y será que, el día que pasaréis el Jordán a la tierra que el SEÑOR tu Dios te da, te has de levantar piedras grandes, las cuales revocarás con cal;
3
y escribirás en ellas todas las palabras de esta ley, cuando hayas pasado para entrar en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da, tierra que fluye leche y miel, como el SEÑOR el Dios de tus padres te ha dicho.
4
Será, pues, cuando hayas pasado el Jordán, que levantaréis estas piedras que yo os mando hoy, en el monte de Ebal, y las revocarás con cal;
5
y edificarás allí altar al SEÑOR tu Dios, altar de piedras;
no alzarás sobre ellas herramienta de hierro.
6
De piedras enteras edificarás el altar del SEÑOR tu Dios;
y ofrecerás sobre él holocaustos al SEÑOR tu Dios;
7
y ofrecerás sacrificios de paz, y comerás allí;
y te alegrarás delante del SEÑOR tu Dios.
8
Y escribirás en las piedras todas las palabras de esta ley muy claramente.
9
Y Moisés, con los sacerdotes levitas, habló a todo Israel, diciendo: Atiende y escucha, Israel: hoy eres hecho pueblo del SEÑOR tu Dios.
10
Oirás, pues, la voz del SEÑOR tu Dios, y cumplirás sus mandamientos y sus estatutos, que yo te mando hoy.
11
¶ Y mandó Moisés al pueblo en aquel día, diciendo:
12
Estos estarán sobre el monte de Gerizim para bendecir al pueblo, cuando hayas pasado el Jordán: Simeón, Leví, Judá, Isacar, José y Benjamín.
13
Y éstos estarán para pronunciar la maldición en el monte de Ebal: Rubén, Gad, Aser, Zabulón, Dan, y Neftalí.
14
Y hablarán los levitas, y dirán a todo varón de Israel en alta voz:
15
Maldito el varón que hiciere escultura o imagen de fundición, abominación al SEÑOR, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto.
Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén.
16
Maldito el que deshonrare a su padre o a su madre.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
17
Maldito el que redujere el término de su prójimo.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
18
Maldito el que hiciere errar al ciego en el camino.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
19
Maldito el que torciere el derecho del extranjero, del huérfano, y de la viuda.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
20
Maldito el que se acueste con la mujer de su padre;
por cuanto descubrió el regazo de su padre.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
21
Maldito el que se ayunte con cualquier bestia.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
22
Maldito el que se acueste con su hermana, hija de su padre, o hija de su madre.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
23
Maldito el que se acueste con su suegra.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
24
Maldito el que hiriere a su prójimo ocultamente.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
25
Maldito el que recibiere soborno para herir de muerte al inocente.
Y dirá todo el pueblo: Amén.
26
Maldito el que no confirmare las palabras de esta ley para cumplirlas.
Y dirá todo el pueblo: Amén.