1
¶ Y será que, si oyeres diligente la voz del SEÑOR tu Dios, para guardar, para poner por obra todos sus mandamientos que yo te mando hoy, también el SEÑOR tu Dios te pondrá en alto sobre todos los gentiles de la tierra;
2
y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, cuando oyeres la voz del SEÑOR tu Dios.
3
Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo.
4
Bendito el fruto de tu vientre, y el fruto de tu tierra, y el fruto de tu bestia;
la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas.
5
Bendito tu canastillo y tus sobras.
6
Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.
7
Entregará el SEÑOR tus enemigos, que se levantaren contra ti, heridos delante ti;
por un camino saldrán a ti, y por siete caminos huirán delante de ti.
8
Enviará el SEÑOR contigo la bendición en tus graneros, y en todo aquello en que pusieres tu mano;
y te bendecirá en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.
9
Te confirmará el SEÑOR por pueblo suyo santo, como te ha jurado, cuando guardares los mandamientos del SEÑOR tu Dios, y anduvieres en sus caminos.
10
Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre del SEÑOR es llamado sobre ti, y te temerán.
11
Y te hará el SEÑOR que te sobreabunde el bien, en el fruto de tu vientre, y en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, sobre la tierra que juró el SEÑOR a tus padres que te había de dar.
12
Te abrirá el SEÑOR su buen depósito, el cielo, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos.
Y prestarás a muchos gentiles, y tú no tomarás prestado.
13
Y te pondrá el SEÑOR por cabeza, y no por cola;
y estarás encima solamente, y no estarás debajo;
cuando escuchares a los mandamientos del SEÑOR tu Dios, que yo te mando hoy, para que los guardes y cumplas.
14
Y no te apartes de todas las palabras que yo os mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos para servirles.
15
¶ Y será, si no oyeres la voz del SEÑOR tu Dios, para guardar, para poner por obra todos sus mandamientos y sus estatutos, que yo te mando hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán.
16
Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo.
17
Maldito tu canastillo, y tus sobras.
18
Maldito el fruto de tu vientre, y el fruto de tu tierra, y la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas.
19
Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir.
20
El SEÑOR enviará contra ti la maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas presto a causa de la maldad de tus obras, por las cuales me habrás dejado.
21
El SEÑOR hará que se te pegue mortandad, hasta que te consuma de la tierra a la cual entras para heredarla.
22
El SEÑOR te herirá de tisis, de fiebre, de ardor, de calor, de espada, y de calamidad repentina, y con añublo;
y te perseguirán hasta que perezcas.
23
Y tus cielos que están sobre tu cabeza, serán de bronce;
y la tierra que está debajo de ti, de hierro.
24
Dará el SEÑOR por lluvia a tu tierra polvo y ceniza;
de los cielos descenderán sobre ti hasta que perezcas.
25
El SEÑOR te entregará herido delante de tus enemigos;
por un camino saldrás a ellos, y por siete caminos huirás delante de ellos;
y serás por estremecimiento a todos los reinos de la tierra.
26
Y será tu cuerpo muerto por comida a toda ave del cielo, y bestia de la tierra, y no habrá quien las espante.
27
El SEÑOR te herirá de la llaga de Egipto, con hemorroides, con sarna, y con comezón, de que no puedas ser curado.
28
El SEÑOR te herirá con locura, con ceguedad, y con pasmo de corazón.
29
Y palparás al mediodía, como palpa el ciego en la oscuridad, y no serás prosperado en tus caminos;
y serás solamente oprimido y robado todos los días, y no habrá quien te salve.
30
Te desposarás con mujer, y otro varón dormirá con ella;
edificarás casa, y no habitarás en ella;
plantarás viña, y no la disfrutarás.
31
Tu buey será degollado delante de tus ojos, y tú no comerás de él;
tu asno será arrebatado de delante de ti, y no volverá a ti;
tus ovejas serán dadas a tus enemigos, y no tendrás quien te las rescate.
32
Tus hijos y tus hijas serán entregados a otro pueblo, y tus ojos lo verán, y desfallecerán por ellos todo el día;
y no habrá fuerza en tu mano.
33
El fruto de tu tierra y todo tu trabajo comerá pueblo que no conociste;
y solamente serás oprimido y quebrantado todos los días.
34
Y enloquecerás a causa de lo que verás con tus ojos.
35
Te herirá el SEÑOR con maligna llaga en las rodillas y en las piernas, sin que puedas ser curado, aun desde la planta de tu pie hasta tu coronilla.
36
El SEÑOR os llevará a ti, y a tu rey que hubieres puesto sobre ti, a gente que no conociste tú ni tus padres;
y allá servirás a dioses ajenos, al palo y a la piedra.
37
Y serás por pasmo, por proverbio y por fábula, a todos los pueblos a los cuales te llevará el SEÑOR.
38
Sacarás mucha simiente a la tierra, y cogerás poco;
porque la langosta lo consumirá.
39
Plantarás viñas y labrarás, mas no beberás vino, ni cogerás uvas;
porque el gusano las comerá.
40
Tendrás olivas en todo tu término, mas no te ungirás con el aceite;
porque tu aceituna se caerá.
41
Hijos e hijas engendrarás, y no serán para ti;
porque irán en cautiverio.
42
Toda tu arboleda y el fruto de tu tierra consumirá la langosta.
43
El extranjero que estará en medio de ti subirá sobre ti muy alto, y tú descenderás muy abajo.
44
El te prestará a ti, y tú no le prestarás a él;
él será por cabeza, y tú serás por cola.
45
¶ Y vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguirán, y te alcanzarán hasta que perezcas;
por cuanto no habrás atendido a la voz del SEÑOR tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que él te mandó;
46
y serán en ti por señal y por maravilla, y en tu simiente para siempre.
47
Por cuanto no serviste al SEÑOR tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas;
48
servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare el SEÑOR contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas;
y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte.
49
El SEÑOR traerá sobre ti gente de lejos, del cabo de la tierra, tan rápido como vuele el águila, gente cuya lengua no entiendas;
50
gente fiera de rostro, que no tendrá respeto al anciano, ni perdonará al niño;
51
y comerá el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas;
y no te dejará grano, ni mosto, ni aceite, ni la cría de tus vacas, ni los rebaños de tus ovejas, hasta destruirte.
52
Y te pondrá cerco en todas tus ciudades, hasta que caigan tus muros altos y encastillados en que tú confías, en toda tu tierra;
te cercará, pues, en todas tus ciudades y en toda tu tierra, que el SEÑOR tu Dios te habrá dado.
53
Y comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que el SEÑOR tu Dios te dio, en el cerco y el apuro con que te angustiará tu enemigo.
54
El hombre tierno en ti, y el muy delicado, su ojo será maligno para con su hermano, y para con la mujer de su seno, y para con el resto de sus hijos que le quedaren;
55
para no dar a alguno de ellos de la carne de sus hijos, que él comerá, porque nada le habrá quedado, en el cerco y en el apuro con que tu enemigo te apretará en todas tus ciudades.
56
La tierna y la delicada entre vosotros, que nunca la planta de su pie probó a sentar sobre la tierra, de ternura y delicadeza, su ojo será maligno para con el marido de su seno, y para con su hijo, y para con su hija,
57
y para con su chiquita que sale de entre sus pies, y para con sus hijos que diere a luz;
pues los comerá escondidamente, a falta de todo, en el cerco y en el apuro con que tu enemigo te apretará en tus ciudades;
58
si no cuidares de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este Nombre glorioso y terrible, YO SOY tu Dios.
59
El SEÑOR aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu simiente, plagas grandes y duraderas, y enfermedades malignas y duraderas;
60
y hará volver sobre ti todas las enfermedades de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejarán.
61
Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta ley, el SEÑOR la enviará sobre ti, hasta que tú seas destruido.
62
Y quedaréis en pocos varones, en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en multitud;
por cuanto no escuchaste la voz del SEÑOR tu Dios.
63
Y será que de la manera que el SEÑOR se gozó sobre vosotros para haceros bien, y para multiplicaros, así se gozará el SEÑOR sobre vosotros para echaros a perder, y para destruiros;
y seréis arrancados de sobre la tierra, a la cual entráis para poseerla.
64
Y el SEÑOR te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo de ella;
y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al leño y a la piedra.
65
Y ni aun entre los mismos gentiles reposarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo;
que allí te dará el SEÑOR corazón temeroso, y languidez de ojos, y tristeza de alma;
66
y tendrás tu vida como colgada en duda, y estarás temeroso de noche y de día, y no confiarás de tu vida.
67
Por la mañana dirás: ¡Quién diera que fuera la tarde! y a la tarde dirás: ¡Quién diera que fuera la mañana! por el miedo de tu corazón con que estarás amedrentado, y por lo que verán tus ojos.
68
Y el SEÑOR te hará volver a Egipto en navíos por el camino del cual te ha dicho: Nunca más volverás a verlo;
y allí os venderán a vuestros enemigos por esclavos y por esclavas, y no habrá quien os compre.