1
Después de estas cosas, el rey Asuero engrandeció a Amán hijo de Hamedata agagueo, y lo ensalzó, y puso su silla sobre todos los príncipes que estaban con él.
2
Y todos los siervos del rey que estaban a la puerta del rey, se arrodillaban y adoraban a Amán, porque así lo había mandado el rey;
pero Mardoqueo, ni se arrodillaba, ni lo adoraba.
3
Y los siervos del rey que estaban a la puerta, dijeron a Mardoqueo: ¿Por qué traspasas el mandamiento del rey?
4
Y aconteció que, hablándole cada día de esta manera, y no escuchándolos él, lo denunciaron a Amán, por ver si la palabra de Mardoqueo se mantendría firme;
porque ya él les había declarado que era judío.
5
Y vio Amán que Mardoqueo ni se arrodillaba ni se humillaba delante de él;
y se llenó de ira.
6
Mas tuvo en poco meter mano en solo Mardoqueo;
que ya le había declarado el pueblo de Mardoqueo;
y procuró Amán destruir a todos los judíos que había en el reino de Asuero;
al pueblo de Mardoqueo.
7
En el mes primero, que es el mes de Nisán, en el año duodécimo del rey Asuero, fue echada Pur, esto es, la suerte, delante de Amán, de día en día y de mes en mes;
y salió el mes duodécimo, que es el mes de Adar.
8
Y dijo Amán al rey Asuero: Hay un pueblo esparcido y dividido entre los pueblos en todas las provincias de tu reino, y sus leyes son diferentes de las de todo pueblo, y no observan las leyes del rey;
y al rey no viene provecho de dejarlos.
9
Si place al rey, escríbase que sean destruidos;
y yo pesaré diez mil talentos de plata en manos de los que manejan la hacienda, para que sean traídos a los tesoros del rey.
10
Entonces el rey quitó su anillo de su mano, y lo dio a Amán hijo de Hamedata agagueo, enemigo de los judíos,
11
y le dijo: La plata propuesta sea para ti, y asimismo el pueblo, para que hagas de él lo que bien te pareciere.
12
Entonces fueron llamados los escribanos del rey en el mes primero, al trece del mismo, y fue escrito conforme a todo lo que mandó Amán, a los virreyes del rey, a los capitanes que estaban sobre cada provincia, y a los príncipes de cada pueblo, a cada provincia según su escritura, y a cada pueblo según su lengua;
en nombre del rey Asuero fue escrito, y sellado con el anillo del rey.
13
Y fueron enviadas cartas por mano de los correos a todas las provincias del rey, para destruir, matar, y echar a perder a todos los judíos, desde el niño hasta el viejo, niños y mujeres en un día, en el trece del mes duodécimo, que es el mes de Adar, y para apoderarse de su despojo.
14
La copia del escrito que se diera por ley en cada provincia, que fuera manifiesto a todos los pueblos, a fin de que estuvieran apercibidos para aquel día.
15
Y salieron los correos de prisa por mandato del rey, y la ley fue dada en Susa, el palacio.
Y el rey y Amán se sentaban a beber, y la ciudad de Susa estaba alborotada.