1
¶ Y el SEÑOR dijo a Moisés: Ve, sube de aquí, tú y el pueblo que sacaste de la tierra de Egipto, a la tierra de la cual juré a Abraham, Isaac, y Jacob, diciendo: A tu simiente la daré.
2
(Y yo enviaré delante de ti el ángel, y echaré fuera al cananeo y al amorreo, y al heteo, y al ferezeo, y al heveo y al jebuseo.)
3
A la tierra que fluye leche y miel;
porque yo no subiré en medio de ti, porque eres pueblo de dura cerviz, para que no te consuma en el camino.
4
Y oyendo el pueblo esta mala palabra, vistieron luto, y ninguno se puso sus atavíos.
5
Porque el SEÑOR había dicho a Moisés: Di a los hijos de Israel: Vosotros sois pueblo de dura cerviz;
en un momento subiré en medio de ti, y te consumiré;
quítate pues ahora tus atavíos, para que yo sepa lo que te he de hacer.
6
Entonces los hijos de Israel se despojaron de sus atavíos desde el monte Horeb.
7
¶ Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo extendió fuera del campamento, lejos del campamento, y lo llamó el tabernáculo del testimonio.
Y fue, que cualquiera que requería al SEÑOR, salía al tabernáculo del testimonio, que estaba fuera del campamento.
8
Y sucedía que, cuando salía Moisés al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba, y estaba cada cual en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisés, hasta que él entraba en el tabernáculo.
9
Y cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía, y se ponía a la puerta del tabernáculo, y el SEÑOR hablaba con Moisés.
10
Y viendo todo el pueblo la columna de nube, que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba todo el pueblo, cada uno a la puerta de su tienda y adoraba.
11
Y hablaba el SEÑOR a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su amigo.
Y se volvía al campamento;
mas el joven Josué, su criado, hijo de Nun, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo.
12
¶ Y dijo Moisés al SEÑOR: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo;
y tú no me has declarado a quién has de enviar conmigo;
sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos.
13
Ahora, pues, si he hallado ahora gracia en tus ojos, te ruego que me muestres tu camino, para que te conozca, para que halle gracia en tus ojos;
y mira que tu pueblo es esta gente.
14
Y él dijo: Mis faces irán delante de ti, y te haré descansar.
15
Y él respondió: Si tus faces no han de ir adelante, no nos saques de aquí.
16
¿Y en qué se conocerá aquí que he hallado gracia en tus ojos, yo y tu pueblo, sino en andar tú con nosotros, y que yo y tu pueblo seamos apartados de todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra?
17
Y el SEÑOR dijo a Moisés: También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia en mis ojos, y yo te he conocido por tu nombre.
18
El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria.
19
Y él respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre que YO SOY delante de ti;
y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente.
20
Dijo más: No podrás ver mi faz;
porque no me verá hombre, y vivirá.
21
Y dijo aún el SEÑOR: He aquí lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña;
22
y será que, cuando pasare mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado.
23
Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas;
mas mis faces no se verán.