1
¶ Y el SEÑOR dijo a Moisés: Alísate dos tablas de piedra como las primeras, y yo escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste.
2
Prepárate, pues, para mañana, y sube por la mañana al monte de Sinaí, y preséntate antesobre la cumbre del monte.
3
Y no suba hombre contigo, ni aparezca alguno en todo el monte;
ni ovejas ni bueyes pasten delante del monte.
4
Y él alisó dos tablas de piedra como las primeras;
y se levantó por la mañana, y subió al monte de Sinaí, como le mandó el SEÑOR, y llevó en su mano las dos tablas de piedra.
5
¶ Y el SEÑOR descendió en una nube, y estuvo allí con él, proclamando el nombre de YO SOY.
6
Y pasando el SEÑOR por delante de él, proclamó: YO SOY el SEÑOR, YO SOY fuerte, misericordioso, y lleno de gracia;
tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad;
7
que guardo la misericordia en millares, que suelto la iniquidad, la rebelión, y el pecado, y que de ningún modo absolveré al malvado;
que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.
8
Entonces Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró.
9
Y dijo: Si ahora, Señor, he hallado gracia en tus ojos, vaya ahora el Señor en medio de nosotros;
porque este es pueblo de dura cerviz;
y perdona nuestra iniquidad y nuestro pecado, y poséenos.
10
¶ Y él dijo: He aquí, yo hago pacto delante de todo tu pueblo: haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna;
y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra del SEÑOR;
porque ha de ser cosa terrible la que yo haré contigo.
11
Guarda lo que yo te mando hoy;
he aquí que yo echo de delante de tu presencia al amorreo, y al cananeo, y al heteo, y al ferezeo, y al heveo, y al jebuseo.
12
Guárdate que no hagas alianza con los moradores de la tierra donde has de entrar, para que no sean por tropezadero en medio de ti;
13
mas derribaréis sus altares, y quebraréis sus imágenes, y talaréis sus bosques;
14
porque no te inclinarás a dios ajeno;
que el SEÑOR, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es.
15
Por tanto no harás alianza con los moradores de aquella tierra;
porque fornicarán en pos de sus dioses, y sacrificarán a sus dioses, y te llamarán, y comerás de sus sacrificios.
16
O tomando de sus hijas para tus hijos, y fornicando sus hijas en pos de sus dioses, harán también fornicar a tus hijos en pos de los dioses de ellas.
17
No harás dioses de fundición para ti.
18
¶ La fiesta de los ázimos guardarás: siete días comerás pan sin levadura, según te he mandado, en el tiempo del mes de Abib;
porque en el mes de Abib saliste de Egipto.
19
Todo lo que abre matriz, mío es;
y de tu ganado todo primerizo de vaca o de oveja que fuere macho.
20
Pero rescatarás con cordero el primerizo del asno;
y si no lo quisieres rescatar, le has de cortar la cabeza.
Rescatarás todo primogénito de tus hijos, y no serán vistos vacíos delante de mí.
21
Seis días obrarás, mas en el séptimo día cesarás;
cesarás aun en la arada y en la siega.
22
Y te harás la fiesta de las semanas de las primicias de la siega del trigo;
y la fiesta de recoger a la vuelta del año.
23
Tres veces en el año será visto todo varón tuyo delante del Señoreador DIOS, El Dios de Israel.
24
Porque yo arrojaré los gentiles de tu presencia, y ensancharé tu término;
y ninguno codiciará tu tierra, cuandosubieres para ser visto delante del SEÑOR tu Dios tres veces al año.
25
No ofrecerás sobre leudado la sangre de mi sacrificio;
ni quedará de la noche para la mañana el sacrificio de la fiesta de la pascua.
26
El principio de las primicias de tu tierra meterás en la Casa del SEÑOR tu Dios.
No cocerás el cabrito en la leche de su madre.
27
Y el SEÑOR dijo a Moisés: Escribeestas palabras;
porque conforme a estas palabras he hecho el pacto contigo y con Israel.
28
¶ Y él estuvo allí con el SEÑOR cuarenta días y cuarenta noches;
no comió pan, ni bebió agua;
y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos.
29
Y aconteció, que descendiendo Moisés del monte Sinaí con las dos tablas del testimonio en su mano, mientras descendía del monte, no sabía él que la tez de su rostro resplandecía, después que hubo hablado con El.
30
Y miró Aarón y todos los hijos de Israel a Moisés, y he aquí la tez de su rostro era resplandeciente;
y tuvieron miedo de acercarse a él.
31
Y los llamó Moisés;
y Aarón y todos los príncipes de la congregación se acercaron a él, y Moisés les habló.
32
Y después se acercaron todos los hijos de Israel, a los cuales mandó todas las cosas que el SEÑOR le había dicho en el monte de Sinaí.
33
Y cuando hubo acabado Moisés de hablar con ellos, puso un velo sobre su rostro.
34
Y cuando venía Moisés delante del SEÑOR para hablar con él, se quitaba el velo hasta que salía;
y saliendo, hablaba con los hijos de Israel lo que le era mandado;
35
y veían los hijos de Israel el rostro de Moisés, que la tez de su rostro era resplandeciente;
y volvía Moisés a poner el velo sobre su rostro, hasta que entraba a hablar con El.