1
Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Entra al Faraón, y dile: El SEÑOR Dios de los hebreos, dice así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirvan;
2
porque si no lo quieres dejar ir, y los detuvieres aún,
3
he aquí la mano del SEÑOR será sobre tus ganados que están en el campo: caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas, con pestilencia gravísima.
4
Y el SEÑOR hará separación entre los ganados de Israel y los de Egipto, de modo que nada muera de todo lo de los hijos de Israel.
5
Y el SEÑOR señaló tiempo, diciendo: Mañana hará el SEÑOR esta cosa en la tierra.
6
Y al día siguiente el SEÑOR hizo aquello, y murió de todo el ganado de Egipto;
mas del ganado de los hijos de Israel no murió ni uno.
7
Entonces el Faraón envió a ver, y he aquí que del ganado de los hijos de Israel no había muerto ni uno.
Mas el corazón del Faraón se agravó, y no dejó ir al pueblo.
8
¶ Y el SEÑOR dijo a Moisés y a Aarón: Tomad vuestros puños llenos del hollín de un horno, y espárzala Moisés hacia el cielo delante del Faraón.
9
Y vendrá a ser polvo sobre toda la tierra de Egipto, el cual originará sarna que eche vejigas apostemadas en los hombres y en las bestias, por toda la tierra de Egipto.
10
Y tomaron del hollín del horno, y se pusieron delante de Faraón, y la esparció Moisés hacia el cielo;
y vino una sarna que echaba vejigas, así en los hombres como en las bestias.
11
Hasta que los magos no podían estar delante de Moisés a causa de la sarna, porque hubo sarna en los magos y en todos los egipcios.
12
Y el SEÑOR endureció el corazón del Faraón, y no los oyó, como el SEÑOR lo había dicho a Moisés.
13
Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Levántate de mañana, y ponte delante del Faraón, y dile: El SEÑOR Dios de los hebreos, dice así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.
14
Porque de otra manera yo enviaré esta vez todas mis plagas a tu corazón, y en tus siervos, y en tu pueblo, para que entiendas que no hay otro como yo en toda la tierra.
15
Porque ahora yo extenderé mi mano para herirte a ti y a tu pueblo de pestilencia, y serás quitado de la tierra.
16
Porque a la verdad yo te he puesto para declarar en ti mi potencia, y que mi Nombre sea contado en toda la tierra.
17
aún te ensalzas contra mi pueblo para no dejarlos ir.
18
He aquí que mañana a estas horas yo lluevo granizo muy grave, cual nunca fue en Egipto, desde el día que se fundó hasta ahora.
19
Envía, pues, a recoger tu ganado, y todo lo que tienes en el campo;
porque todo hombre o animal que se hallare en el campo, y no fuere recogido a casa, el granizo descenderá sobre él, y morirá.
20
De los siervos del Faraón, el que temió la palabra del SEÑOR, hizo huir sus siervos y su ganado a casa;
21
mas el que no puso en su corazón la palabra del SEÑOR, dejó sus siervos y sus ganados en el campo.
22
¶ Y el SEÑOR dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que venga granizo en toda la tierra de Egipto sobre los hombres, y sobre las bestias, y sobre toda la hierba del campo en la tierra de Egipto.
23
Y Moisés extendió su vara hacia el cielo, y el SEÑOR dio voces y granizó, y el fuego discurría por la tierra;
e hizo llover el SEÑOR granizo sobre la tierra de Egipto.
24
Y hubo granizo, y fuego mezclado entre el granizo, tan grande, cual nunca hubo en toda la tierra de Egipto desde que fue habitada.
25
Y aquel granizo hirió en toda la tierra de Egipto todo lo que estaba en el campo, así hombres como bestias;
asimismo hirió el granizo toda la hierba del campo, y quebró todos los árboles del campo.
26
Solamente en la tierra de Gosén, donde los hijos de Israel estaban, no hubo granizo.
27
Entonces el Faraón envió a llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo: He pecado esta vez;
el SEÑOR es justo, y yo y mi pueblo impíos.
28
Orad al SEÑOR;
y cesen los truenos de Dios y el granizo;
y yo os dejaré ir, y no quedaréis más aquí.
29
Y le respondió Moisés: Saliendo yo de la ciudad extenderé mis manos al SEÑOR, y los truenos cesarán, y no habrá más granizo;
para que sepas que del SEÑOR es la tierra.
30
Mas yo te conozco a ti y a tus siervos de antes que temieseis de la presencia del SEÑOR Dios.
31
El lino, pues, y la cebada fueron heridos;
porque la cebada estaba ya espigada, y el lino en caña.
32
Mas el trigo y el centeno no fueron heridos;
porque eran tardíos.
33
Y salido Moisés de la presencia de Faraón y de la ciudad, extendió sus manos al SEÑOR, y cesaron los truenos y el granizo;
y la lluvia no cayó más sobre la tierra.
34
Y viendo el Faraón que la lluvia había cesado y el granizo y los truenos, perseveró en pecar, y agravó su corazón, él y sus siervos.
35
Y el corazón del Faraón se endureció, y no dejó ir a los hijos de Israel;
como el SEÑOR lo había dicho por medio de Moisés.