1
Y me dijo: Hijo de hombre, está sobre tus pies, y hablaré contigo.
2
Y entró espíritu en mí luego que me habló, y me afirmó sobre mis pies, y oí al que me hablaba.
3
Y me dijo: Hijo de hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a gentiles rebeldes que se rebelaron contra mí;
ellos y sus padres se rebelaron contra mí, hasta este mismo día.
4
Y a hijos que son duros de rostro y fuertes de corazón, yo te envío, y les dirás: Así dijo el Señor DIOS.
5
Y ellos no oirán, ni cesarán, porque son casa rebelde;
mas conocerán que hubo profeta entre ellos.
6
Y tú, hijo de hombre, no temas de ellos, ni tengas miedo de sus palabras, porque son rebeldes;
aunque te hallas entre espinas, y tú moras con abrojos, no tengas miedo de sus palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde.
7
Les hablarás mis palabras, mas no oirán ni cesarán;
porque son rebeldes.
8
Mas tú, hijo de hombre, oye lo que yo te hablo: No seas rebelde como la casa rebelde;
abre tu boca, y come lo que yo te doy.
9
Y miré, y he aquí una mano me fue enviada, y en ella había un rollo de libro.
10
Y lo extendió delante de mí, y estaba escrito delante y detrás;
y había escritas en él endechas, y lamentaciones, y ayes.