1
Y vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
2
Y tú, hijo de hombre, ¿no juzgarás tú, no juzgarás tú a la ciudad derramadora de la sangre inocente, y le mostrarás todas sus abominaciones?
3
Dirás, pues: Así dijo el Señor DIOS: ¡Ciudad derramadora de sangre en medio de sí, para que venga su hora, y que hizo ídolos contramisma para contaminarse!
4
En tu sangre que derramaste eres culpable, y te has contaminado con tus ídolos que hiciste;
y has hecho acercar tus días, y has llegado a tus años;
por tanto, te he dado en oprobio a los gentiles, y en escarnio a todas las tierras.
5
Las que están cerca, y las que están lejos de ti, se reirán de ti, amancillada de fama, y de grande turbación.
6
He aquí que los príncipes de Israel, cada uno según su poder, fueron en ti para derramar sangre.
7
Al padre y a la madre despreciaron en ti;
al extranjero trataron con calumnia en medio de ti;
al huérfano y a la viuda despojaron en ti.
8
Mis santuarios menospreciaste, y mis sábados has profanado.
9
Calumniadores hubo en ti para derramar sangre;
y sobre los montes comieron en ti;
hicieron en medio de ti suciedades.
10
La desnudez del padre descubrieron en ti;
la inmunda de menstruo forzaron en ti.
11
Y cada uno hizo abominación con la mujer de su prójimo;
y cada uno contaminó su nuera torpemente;
y cada uno forzó en ti a su hermana, hija de su padre.
12
Soborno recibieron en ti para derramar sangre;
usura y logro tomaste, y a tus prójimos defraudaste con violencia;
te olvidaste de mí, dijo el Señor DIOS.
13
Y he aquí, que herí mi mano a causa de tu avaricia que cometiste, y a causa de tus sangres que fueron en medio de ti.
14
¿Estará firme tu corazón? ¿Tus manos serán fuertes en los días que obraré yo contra ti? Yo, el SEÑOR, he hablado, y lo haré.
15
Y yo te esparciré por los gentiles, y te aventaré por las tierras;
y haré fenecer de ti tu inmundicia.
16
Y tomarás heredad en ti a los ojos de los gentiles;
y sabrás que yo soy el SEÑOR.
17
Y vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
18
Hijo de hombre, la Casa de Israel se me ha tornado en escoria;
todos ellos como bronce, y estaño, y hierro, y plomo, en medio del horno;
escorias de plata se tornaron.
19
Por tanto, así dijo el Señor DIOS: Por cuanto todos vosotros os habéis tornado en escorias, por tanto, he aquí que yo os junto en medio de Jerusalén.
20
Como quien junta plata, bronce, hierro, plomo y estaño en medio del horno, para soplar fuego en él para fundir;
así os juntaré en mi furor y en mi ira, y os haré reposar, y os fundiré.
21
Yo os juntaré y soplaré sobre vosotros en el fuego de mi furor, y en medio de él seréis fundidos.
22
Como se funde la plata en medio del horno, así seréis fundidos en medio de él;
y sabréis que yo, el SEÑOR, habré derramado mi enojo sobre vosotros.
23
Y vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
24
Hijo de hombre, di a ella: Tú no eres tierra limpia, ni rociada con lluvia en el día del furor.
25
La conjuración de sus profetas en medio de ella, como león bramando que arrebata presa;
devoraron almas, tomaron haciendas y honra, aumentaron sus viudas en medio de ella.
26
Sus sacerdotes violentaron mi ley, y contaminaron mis santuarios, entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni entre inmundo y limpio hicieron manifestación;
y de mis sábados escondieron sus ojos, y yo era profanado en medio de ellos.
27
Sus príncipes en medio de ella como lobos que arrebataban presa, derramando sangre, para destruir las almas, para seguir su avaricia.
28
Y sus profetas los pañetaban con lodo suelto, profetizándoles vanidad, y adivinándoles mentira, diciendo: Así dijo el Señor DIOS;
y el SEÑOR no había hablado.
29
El pueblo de la tierra usaba de opresión, y cometía robo, y al pobre y menesteroso hacían violencia, y al extranjero oprimían sin derecho.
30
Y busqué de ellos hombre que hiciera vallado y que se pusiera al portillo delante de mí por la tierra, para que yo no la destruyera;
y no le hallé.
31
Por tanto, derramé sobre ellos mi ira;
con el fuego de mi ira los consumí;
torné el camino de ellos sobre su cabeza, dijo el Señor DIOS.