1
Y vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
2
Y tú, hijo de hombre, levanta endechas sobre Tiro.
3
Y dirás a Tiro, la que habita a los puertos del mar, la mercadera de los pueblos de muchas islas: Así dijo el Señor DIOS: Tiro, tú has dicho: Yo soy de perfecta hermosura.
4
En el corazón de los mares están tus términos;
los que te edificaron completaron tu belleza.
5
De hayas del monte Senir te fabricaron todas las tillas;
tomaron cedros del Líbano para hacerte el mástil.
6
De castaños de Basán hicieron tus remos;
compañía de asirios hicieron tus bancos de marfil de las islas de Quitim.
7
De fino lino bordado de Egipto fue tu cortina, para que te sirviera de vela;
de cárdeno y grana de las islas de Elisa fue tu pabellón.
8
Los moradores de Sidón y de Arvad fueron tus remeros;
tus sabios, oh Tiro, estaban en ti;
ellos fueron tus pilotos.
9
Los ancianos de Gebal y sus sabios repararon tus hendiduras;
todas las galeras del mar y los remeros de ellas fueron en ti para negociar tus negocios.
10
Persas y lidios, y africanos, fueron en tu ejército tus hombres de guerra;
escudos y capacetes colgaron en ti;
ellos te alabaron tu hermosura.
11
Y los hijos de Arvad con tu ejército estuvieron sobre tus muros alrededor, y los pigmeos en tus torres, sus escudos colgaron sobre tus muros alrededor;
ellos completaron tu hermosura.
12
Tarsis tu mercadera a causa de la multitud de todas tus riquezas en plata, hierro, estaño, y plomo, dio en tus ferias.
13
Grecia, Tubal, y Mesec, tus mercaderes, con alma de hombres y con vasos de bronce, dieron en tus ferias.
14
De la casa de Togarma, caballos, caballeros y mulos, dieron en tu mercado.
15
Los hijos de Dedán eran tus negociantes;
muchas islas tomaban mercadería de tu mano;
cuernos de marfil y pavos reales te dieron en presente.
16
Siria fue tu mercadera por la multitud de tus productos;
con rubíes, púrpura, vestidos bordados, linos finos, corales, y perlas, dio en tus ferias.
17
Judá, y la tierra de Israel, eran tus mercaderes;
con trigos, Minit, y Panag, y miel, aceite, y triaca, dieron en tu mercado.
18
Damasco, tu mercadera por la multitud de tus productos, por la abundancia de toda riqueza, con vino de Helbón, y lana blanca.
19
Asimismo Dan, Grecia y Mozel, dieron en tus ferias, hierro limpio, casia, y cálamo aromática.
20
Dedán fue tu mercadera con paños preciosos para carros.
21
Arabia y todos los príncipes de Cedar, mercaderes de tu mano en corderos, carneros, y machos cabríos;
en estas cosas fueron tus mercaderes.
22
Los mercaderes de Sabá y de Raama fueron tus mercaderes;
con lo principal de toda especiería, toda piedra preciosa, y oro, dieron en tus ferias.
23
Harán, Cane, y Edén, los mercaderes de Seba, de Asiria, y Quilmad, fueron en tu mercadería.
24
Estos tus mercaderes negociaban contigo en varias cosas: en mantos de cárdeno, bordados, y en cajas de ropas preciosas, enlazadas con cordones, y en madera de cedro.
25
Las naves de Tarsis, tus cuadrillas, fueron en tu negociación;
y fuiste llena, y fuiste multiplicada en gran manera en medio de los mares.
26
En muchas aguas te engolfaron tus remeros;
viento solano te quebrantó en medio de los mares.
27
Tus riquezas, tus mercaderías, y tu negociación, tus remeros, y tus pilotos, los reparadores de tus hendiduras, los agentes de tus negocios, y todos tus hombres de guerra que hay en ti, con toda tu compañía que en medio de ti se halla, caerán en medio de los mares el día de tu caída.
28
Al estrépito de las voces de tus marineros temblarán los ejidos.
29
Y descenderán de sus naves todos los que toman remo;
remeros, y todos los pilotos del mar se pararán en tierra;
30
y harán oír su voz sobre ti, y gritarán amargamente, y echarán polvo sobre sus cabezas, y se revolcarán en la ceniza.
31
Y se raerán por ti los cabellos, se ceñirán de cilicio, y endecharán por ti endechas amargas, con amargura de alma.
32
Y levantarán sobre ti endechas en sus lamentaciones, y endecharán sobre ti diciendo: ¿Quién como Tiro, como la destruida en medio del mar?
33
Cuando tus mercaderías salían de los mares, saciabas muchos pueblos;
los reyes de la tierra enriqueciste con la multitud de tus riquezas y de tus contrataciones.
34
En el tiempo que serás quebrantada de los mares en lo profundo de las aguas, tu comercio y toda tu compañía caerán en medio de ti.
35
Todos los moradores de las islas se maravillarán sobre ti, y sus reyes temblarán de espanto;
demudarán sus rostros.
36
Los mercaderes en los pueblos silbarán sobre ti;
conturbada fuiste, y nunca más serás para siempre.