1
Y vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
2
Hijo de hombre, profetiza, y di: Así dijo el Señor DIOS: Aullad: ¡Ay del día!
3
Porque cerca está el día, cerca está el día del Señor;
día de nublado, tiempo de los gentiles será.
4
Y vendrá espada a Egipto, y habrá miedo en Etiopía, cuando caigan heridos en Egipto;
y tomarán su multitud, y serán destruidos sus fundamentos.
5
Etiopía, Libia, y Lidia, y toda la mezcla de gente, Chub, y los hijos de la tierra de la liga, caerán con ellos a espada.
6
Así dijo el SEÑOR: También caerán los que sostienen a Egipto, y la altivez de su fortaleza caerá;
desde la torre de Sevene caerán en él a espada, dijo el Señor DIOS.
7
Y serán asolados entre las tierras asoladas, y sus ciudades serán entre las ciudades desiertas.
8
Y sabrán que yo soy el SEÑOR, cuando pusiere fuego a Egipto, y fueren quebrantados todos sus ayudadores.
9
En aquel tiempo saldrán mensajeros de delante de mí en navíos, a espantar a Etiopía la confiada, y tendrán espanto como en el día de Egipto, porque he aquí viene.
10
Así dijo el Señor DIOS: Haré cesar la multitud de Egipto por mano de Nabucodonosor, rey de Babilonia.
11
El, y con él su pueblo, los más fuertes de los gentiles, serán traídos a destruir la tierra;
y desenvainarán sus espadas sobre Egipto, y llenarán la tierra de muertos.
12
Y secaré los ríos, y entregaré la tierra en manos de malos, y destruiré la tierra y su plenitud por mano de extranjeros;
yo, el SEÑOR, he hablado.
13
Así dijo el Señor DIOS: Destruiré también las imágenes, y haré cesar los ídolos de Menfis;
y no habrá más príncipe de la tierra de Egipto, y en la tierra de Egipto pondré temor.
14
Y asolaré a Patros, y pondré fuego a Tafnes, y haré juicios en No (Alejandría).
15
Y derramaré mi ira sobre Pelusio, fortaleza de Egipto, y talaré la multitud de No.
16
Y pondré fuego a Egipto;
Pelusio tendrá gran dolor, y No será destrozada, y Menfis tendrá continuas angustias.
17
Los jóvenes de Heliópolis y de Pubásti caerán a espada;
y ellas irán en cautiverio.
18
Y en Tafnes se oscurecerá el día, cuando quebrantaré yo allí los yugos de Egipto, y cesará en ella la soberbia de su fortaleza;
nublado la cubrirá, y los moradores de sus aldeas irán en cautiverio.
19
Haré, pues, juicios en Egipto y sabrán que yo soy el SEÑOR.
20
Y aconteció en el año undécimo, en el mes primero, a los siete del mes, que vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:
21
Hijo de hombre, he quebrantado el brazo de Faraón rey de Egipto;
y he aquí que no ha sido vendado poniéndole medicinas, poniéndole faja para ligarlo, a fin de vigorizarle para que pueda tener espada.
22
Por tanto, así dijo el Señor DIOS: Heme aquí contra Faraón rey de Egipto, y quebraré sus brazos, el fuerte y el fracturado, y haré que la espada se le caiga de la mano.
23
Y esparciré los egipcios entre los gentiles, y los aventaré por las tierras.
24
Y fortificaré los brazos del rey de Babilonia, y pondré mi espada en su mano;
mas quebraré los brazos de Faraón, y delante de aquel gemirá con gemidos de herido de muerte.
25
Fortificaré, pues, los brazos del rey de Babilonia, y los brazos de Faraón caerán;
y sabrán que yo soy el SEÑOR, cuando yo pusiere mi espada en la mano del rey de Babilonia, y él la extendiere sobre la tierra de Egipto.
26
Y esparciré los egipcios entre los gentiles, y los aventaré por las tierras;
y sabrán que yo soy el SEÑOR.